Retro y con Encanto Idea guardada 0 veces
La valoración media de 2 personas es: Buena

Complejo de tonel...

Os hemos comentado que, en general, somos poco habladoras. Hay días en los que no paramos de charlar, por supuesto, y otros, en los que, por ejemplo, nos limitamos a pintar en el taller con el único sonido de la música de fondo. Será por esa condición calladita nuestra que solemos ser objeto de las más inesperadas confidencias... Nos ha pasado de encontrarnos con alguien por la calle, estar sentadas al lado de una persona en una reunión o en un cena y, con tan solo preguntar "-¿Qué tal, cómo va todo?", dar pie a una confesión de esas trascendentales y que cambian una vida; engaños, desamor, separaciones, amantes... Lo curioso es que, el confesor, tras vaciar su alma de un tirón, se queda tan tranquilo, y es probable que nunca más en su vida nos vuelva a referir el asunto... Mientras tanto, nosotras, seres sensibles e impresionables aún, nos quedamos mascando la tragedia unos cuantos días hasta superar el asunto de marras. Estas situaciones nos hacen sentir cual tonel, en el que poder depositar libremente lo que atormenta al espíritu... Y hablando de barriles, nosotras preferimos rellenarlos, por ejemplo, de monedillas con las que luego darnos un capricho, bebidas espirituosas que eleven nuestro ánimo y, por supuesto, de decoración.





Foto



Foto



Foto


Foto



Foto


¿Alguno más por aquí con complejo de barrica?

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La tercera vida de un velador...

Este velador lleva en casa de una de nosotras la friolera de tres décadas... En sus inicios era totalmente negro, excepto la base de mimbre, y así se pasó varios años hasta que su dueña se hartó y le ...

Mucho más que papel

Una de nosotras dedica una tarde a la semana a realizar, con un grupo organizado, visitas por su ciudad... Pensaréis que Sevilla no da para tanto, pero la realidad es que sí, pues en estas clases hemo ...

El reflejo y la pascuera

Siguiendo con el encargo de nuestra buena cliente, Reyes, esta vez tocaba el espejo de tocador que completa la peinadora de su dormitorio. Tras el lijado a conciencia, esta vez a mano por lo curvilín ...

La ventana discreta...

Confesamos que, cuando el hermano de una de nosotras (ese que nos trae objetos interesantes y de lo más variopintos de las obras en las que trabaja) se personó en nuestro local con estas dos inmensas ...

Etiquetas: Barriles

Recomendamos