comunidades

Con sabor versallesco...

Hace unos días han abierto un precioso establecimiento en nuestro barrio. En realidad, se trata de un traslado a un local más grande. Se trata de una pastelería reconvertida también en cafetería, por eso de la ampliación de espacio. No hemos podido por menos que estrenarla pues, desde fuera, atraía el aroma a deliciosos dulces y la preciosa decoración del espacio, aderezado además con unos adorables uniformes de las chicas que allí trabajan, cuyas cofias y delantales te sitúan en otros tiempos... Ni que decir tiene que, dado que una de nosotras tiene familia en la preciosa ciudad de Ronda, el origen de la "La dulcería de La Rondeña" también supuso un reclamo. Caramelos de violetas, torrijas, miel de romero... Tanta variedad de productos no dejó indiferente a ninguna, pero, como podéis suponer, la belleza del ornato fue lo que hizo que hoy dedicáramos esta entrada a nuestra merienda. Quizás no usaríamos este estilo decorativo en nuestras casas, pero, en su justa medida y según para qué habitación o establecimiento, un toque dorado versallesco lo aceptaríamos de buen gusto...





Foto



Foto



Foto



Foto

Con este post queremos poner nuestro granito de arena para apoyar al comercio de barrio, que tan sumamente mal lo está pasando con la dichosa pandemia. Y si, además, tienen tanto atractivo, ¿cómo no darles su sitio?

Y vosotros, ¿conocéis establecimientos con tantísimo encanto?

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hace unos días hubo un pequeño accidente en casa de una de nosotras. La puerta de uno de los muebles altos de la cocina cayó por su propio peso desplomándose sobre la encimera, primero, y al suelo des ...

Últimamente estamos de lo más sesudas y reflexivas, sobre todo una de nosotras, suponemos que debido a los cambios sustanciales que está sufriendo en su vida familiar y, por ende, en toda su existenci ...

Ninguna de las dos hemos sido de engalanarnos demasiado... Nos costaba ponernos un collar, una pulsera o cambiar a menudo de pendientes, que, todo sea dicho, no nos ha faltado nunca... Sin ellos, nos ...

El otro día comentábamos lo que conseguía desestabilizarnos un mal gesto o un comentario desafortunado de alguien conocido o con el que convivimos, casi a diario, por circunstancias diversas... Lo dif ...

Recomendamos