comunidades

Decorar con antigüedades

Desde hace siglos, el uso de antigüedades ha sido una constante a la hora de decorar estancias, sobre todo en palacios y casas señoriales en las que personas con grandes recursos económicos mostraban sus gustos y hacían ostentación de su dinero adquiriendo costosas piezas decorativas. 

Los jarrones chinos fueron en su momento algunas de las piezas más cotizadas y buscadas por los decoradores, sobre todo los jarrones de porcelana que datan de la época de la dinastía Ming, una de las más prósperas que han existido en la historia de China. Aún hoy, algunas de las piezas de esta época pueden alcanzar en subastas precio muy altos, que solo los bolsillos más acaudalados se pueden permitir.

También han sido muy cotizados los muebles de estilo francés de la época imperial, algunos de los cuales hoy en día son objetos que llenan museos dedicados a la época. Algunos de los muebles que se utilizan para decorar habitaciones no son originales, sino que se denominan muebles de inspiración imperial. Estos en realidad resultan mucho más económicos que los originales y son una alternativa para decorar las casas de quienes no se pueden permitir objetos genuinos o simplemente no quieren gastarse miles de euros en un artículo con el cual simplemente van a decorar una estancia de la casa que no va a tener un uso continuado.

Hoy en día es bastante común encontrar en muchos hogares españoles figuritas de porcelana diseñadas por marcas como Lladró en España. Son muy populares y cuentan con muchos seguidores en todo el mundo, que coleccionan y acaparan figuritas de porcelana para su disfrute consiguiendo una decoración interior muy interesante.  

No obstante, hay que tener en cuenta que decorar con antigüedades o con copias de los originales no es algo que se encuentre al alcance de cualquiera, ya que incluso los objetos que imitan a los de verdad se realizan por encargo y tienen un precio bastante elevado porque se fabrican a mano por artesanos, de modo que además de llevar tiempo hay que pagar el precio que supone adquirir piezas de muy alta calidad.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos