Decoración

Retro y con Encanto Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Galán de día y de noche

Nos encanta que nuestros hombres (y los que no son nuestros, por qué no) sean galantes.... Uno de ellos (de los propios, se entiende) tiene una costumbre poco usual que denota esta cualidad. Cuando camina por la calle en compañía de su fémina, siempre, pero siempre, deja el interior para ella, permaneciendo él en la parte de la acera más cercana al asfalto. Esa actitud, en principio, podía ser difícil de entender, teniendo en cuenta que, cada vez que se cruzaba o cambiaba de acera, había que alterar el orden de los factores (sin alterar el producto). Es una forma de protección de un atropello involuntario que no deja de ser original. Estas costumbres se van perdiendo, más ahora que la igualdad determina ciertas actitudes como "micromachistas". Nosotras no dejamos de pensar que la galantería masculina no está reñida con el feminismo bien entendido. Por eso, hoy dedicamos esta entrada a nuestros galanes, que lo son siempre, de día... y de noche....





Foto



Foto



Foto



Foto



Foto
Y vosotros... ¿tenéis galanes en casa? ¿y galantes?

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Mueble restaurado en tonos azules

Unos de nuestros mejores clientes, volvieron a depositar su confianza en nosotras, dejándonos esta cómoda con espejo (sin retratar...) para su total transformación. El color, un precioso azulón, fue e ...

Oreadas

¡Buenas! Volvemos por nuestros fueros después de unos días de necesario descanso y desconexión. Y aunque, al principio de las vacaciones, cuesta cortar con la dinámica de los once meses anteriores, lo ...

Relleno de cajas

Está claro que los espacios vacíos están para ser rellenados... Eso es lo que una de nosotras piensa respecto a su estómago. La otra es más inteligente y no se deja llevar por la visceralidad e impaci ...

Y después de limpiar...

La pasada Navidad, en un mercdillo de artesanía que cada año se organiza en una plaza muy céntrica de nuestra ciudad, compramos, a una artesana japonesa que nos cautivó con su trabajo, un pequeño flor ...

Recomendamos