comunidades

Guía de recomendaciones para 2017

Por tercer año consecutivo aquí os traigo mi Guía de recomendaciones, en esta ocasión para 2017. Espero os sea de utilidad y os deseo de corazón mis mejores deseos para el próximo año… y los que están por venir.

Guía de recomendaciones para 2017

Acabo de terminar de leer la Guía para 2015 y 2016. Ya sabía más o menos lo que me iba a encontrar, las recordaba vagamente, al fin y al cabo las he escrito yo, pero hacía mucho que no las consultaba.

Efectivamente, tras una introducción, en ambas hacía un listado de recomendaciones para los lectores, y para mí, de cara al año siguiente. En general me parecen bonitas y amables, cargadas de buenos deseos, pero también me producen cierto malestar: no he cumplido en estos dos años bastantes de los propósitos que expuse.

bombillas


Fuente: Roxy.

No he saltado en los charcos, ni he hecho castillos de arena. No me he comido el Cola Cao a cucharadas. Me he dejado vencer por el miedo muchas veces. No he sonreído todo lo que debía y me he seguido dejando llevar por la ira en determinados momentos.

Todo tiene su explicación: me he tirado mucho, mucho tiempo, con una sombra gris a mi alrededor y viviendo casi sin darme cuenta en piloto automático. Triste a ratos, quejándome muchas veces. Todo por una serie de… “circunstancias” que no vienen al caso y que, si me paro a pensar, tampoco justifican mi forma de ser, de pensar, ni de sentir. Ya véis, los blogs sólo muestran una parte de las personas que los escribimos, pero tenemos otras facetas íntimas y personales que no siempre ven la luz.

brownie


Fuente: Directo al paladar.

A veces he hecho intentonas  a través de determinados cursos para “reconducirme” pero creo que no estaba preparada para seguir esas metodologías. Ahora, con perspectiva, lo veo.

En septiembre de este año leí un post que supuso para mí un calambrazo y, desde ahí, no he parado de leer y leer artículos acerca de crecimiento personal. Siento que poco a poco estoy saliendo de la crisalida, o por lo menos veo a mi alrededor las cosas bastantes más claras. Aún sigo teniendo “tropiezos” pero sé que es normal. Lo que no lo es, es quedarse “enganchados” a ellos.

cafe-caliente


Fuente: Urbanoutfitters.

De verdad que creo que en estos meses he crecido y evolucionado mucho y, lo mejor, quiero seguir haciéndolo. Considero que estoy en el camino adecuado y, si de repente descubro que no es así, me reconduciré otra vez, sin problemas.

Una de las cosas que he aprendido en este proceso es a no ser tan exigente ni conmigo ni con los demás. Como he leído hoy mismo en un post de Psicorumbo, quizá la clave está en dejar de luchar contra las cosas que no tinen solución o que no está en nuestra mano poder cambiar. Además de una pérdida de tiempo, nos produce frustración. Puede que lo mejor sea aceptar las situaciones, a las personas por como son, y dejar fluir las cosas.

dos-tazas-de-cafe


Fuente: Black swandive.

Por otro lado, y como leí en esta entrada de OyeDeb, los listados de propósitos son muy bonitos y están cargados de buenas intenciones pero, ¿qué pasa cuando miramos atrás y vemos que no hemos conseguido algunas o muchas de las cosas (como me ha ocurrido a mí) por el motivo que sea? Nos frustramos. Nos podemos sentir un poco inútiles e incompetentes.

Processed with VSCO with hb2 preset


Fuente: Polly and books.

¿Cómo lo remediamos?

Siendo un poquito (o bastante) realistas con lo que nos proponemos.

Siendo menos autoexigentes.

No siendo duros con nosotros mismos si no consiguimos los objetivos.

Como indica Débora, a pesar de que está bien y es necesario tener metas, quizá sea mejor cambiar la lista de propósitos por otra de logros y agradecimientos, dedicada a este año que todavía no ha terminado.
globos-rosas


Fuente: The berry.

Quizá es porque a mí me está funcionando, pero de corazón os animo a:

conoceros más, a que aprendáis a gestionar vuestras emociones, a que estéis más en el presente y viváis más en vuestro cuerpo que en vuestra mente (en ese sentido me está ayudando bastante el yoga), a que reviséis qué significa para vosotros la felicidad (que no alegría, que al fin y al cabo es una emoción fugaz) y qué os la produce (esas pequeñas cosas como que alguien te sujete la puerta para que pases, te atiendan amablemente en un mostrador, que un plan improvisado salga genial, el olor a ropa limpia, ese beso inesperado,…), y como os he comentado anteriormente, que os paréis unos segundos a pensar qué logros habéis conseguido este año y por qué debéis dar gracias.

mapa


Fuente: United by blue.

Desde aquí os doy el empujoncito…

¿Qué logros habéis conseguido este año y por qué debéis dar gracias?, ¿qué pequeñas cosas o qué detalles os hacen felices?

* Un dulce besito navideño *

Fuente: este post proviene de La Violeta Dulce y Bonita, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos