comunidades

¡Humor amarillo!

¡Qué de risas recordamos con aquel programa de televisión que seguro much@s de vosotr@s veíais...! ¡Humor amarillo! En él, una fila imparable de concursantes orientales hacían toda una serie de extrañas y arriesgadas pruebas de habilidad y destreza que, en la mayoría de los casos, terminaban con caídas, golpes y mamporros, con la consiguiente hilaridad de los televidentes. En España, el doblaje de ese programa japonés era realmente desternillante, y sus locutores inventaban toda clase de nombres para los concursantes: Pinky-Winky, Dolores Conichigua o el famosísimo Chino Cudeiro, eran algunos de ellos.

Y es que la influencia de Oriente es ya innegable en nuestra sociedad. El caso de las tiendas chinas es un ejemplo de ello. A pesar de lo que ha arrasado, en muchos casos, al comercio tradicional de nuestras ciudades, tenemos que reconocer que esos bazares nos ha permitido adquirir con facilidad, en un solo establecimiento, diversidad de artículos útiles, y no tan útiles, que también los hay, para nuestra vida diaria.

Innegable el fulgor amarillo, e innegable también que la sonrisa es la mejor de las medicinas, así que nada mejor que mezclarlas y ... ¡ahí tenéis un buen ramillete de "yellow smiley faces"!




Foto



Foto



Foto



Foto



Foto



¿Os sumáis a la moda de sonrisas amarillas?

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¡Cuánto tiempo hacía que no nos encontrábamos nada interesante por la calle! Por eso nos han hecho tanta ilusión toparnos con estos 7 pequeños cajoncitos, pertenecientes a un mueble cuya estructura es ...

Una de nuestras Julias ha recibido una sorpresa. Se fue a la playa durante unos días, después de acabar satisfactoriamente sus exámenes, y merecía una satisfacción en este año tan inusual... Hemos apr ...

Durante mucho tiempo hemos estado trasladando las plantas que teníamos repartidas por la casa al fregadero, para su riego semanal. Sin embargo, cada vez teníamos más vegetales y éstos, gracias a Dios, ...

Hoy os enseñamos un antes y después muy sencillito, pero que teníamos pendiente. Se trata de un pequeño espejo que, en su origen, se apoyaba igual que un marco de fotos. Esa pieza, la que lo mantenía ...

Recomendamos