Retro y con Encanto Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

¡Humor amarillo!

¡Qué de risas recordamos con aquel programa de televisión que seguro much@s de vosotr@s veíais...! ¡Humor amarillo! En él, una fila imparable de concursantes orientales hacían toda una serie de extrañas y arriesgadas pruebas de habilidad y destreza que, en la mayoría de los casos, terminaban con caídas, golpes y mamporros, con la consiguiente hilaridad de los televidentes. En España, el doblaje de ese programa japonés era realmente desternillante, y sus locutores inventaban toda clase de nombres para los concursantes: Pinky-Winky, Dolores Conichigua o el famosísimo Chino Cudeiro, eran algunos de ellos.

Y es que la influencia de Oriente es ya innegable en nuestra sociedad. El caso de las tiendas chinas es un ejemplo de ello. A pesar de lo que ha arrasado, en muchos casos, al comercio tradicional de nuestras ciudades, tenemos que reconocer que esos bazares nos ha permitido adquirir con facilidad, en un solo establecimiento, diversidad de artículos útiles, y no tan útiles, que también los hay, para nuestra vida diaria.

Innegable el fulgor amarillo, e innegable también que la sonrisa es la mejor de las medicinas, así que nada mejor que mezclarlas y ... ¡ahí tenéis un buen ramillete de "yellow smiley faces"!




Foto



Foto



Foto



Foto



Foto



¿Os sumáis a la moda de sonrisas amarillas?

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Mucho más que papel

Una de nosotras dedica una tarde a la semana a realizar, con un grupo organizado, visitas por su ciudad... Pensaréis que Sevilla no da para tanto, pero la realidad es que sí, pues en estas clases hemo ...

El reflejo y la pascuera

Siguiendo con el encargo de nuestra buena cliente, Reyes, esta vez tocaba el espejo de tocador que completa la peinadora de su dormitorio. Tras el lijado a conciencia, esta vez a mano por lo curvilín ...

La ventana discreta...

Confesamos que, cuando el hermano de una de nosotras (ese que nos trae objetos interesantes y de lo más variopintos de las obras en las que trabaja) se personó en nuestro local con estas dos inmensas ...

Meciendo rejillas...

Y dale con la rejilla... A la vista está que, efectivamente, está de moda siempre. Esta maravillosa mecedora nos la trajo nuestra amiga Marga. Deseaba darle otro aire para situarla en su casa de la pl ...

Recomendamos