comunidades

¡Manchas a la cocina!

Una de nosotras está desesperada por las manchas... A ella sí hay la que se le resiste, todo lo contrario de lo que los anuncios de detergentes "demuestran"... Y eso que en casa sólo hay un hombrecito. Si, no podemos negarlo...,ellos se manchan más que nosotras, ¿a que sí? Pues eso, que no sabe la aseada madre dónde se mete el muchacho para traer manchas hasta en el cielo de la boca, y tan incrustadas ellas que no hay jabón que consiga dejar la prenda en su estado original... A diario el chaval va a la cocina y mete en la lavadora su ropita sucia. La madre la saca, la observa, le da un primer frote a mano con el maravilloso fairy, y de nuevo al electrodoméstico más adorado por amas y amos de casa. El caso es que, no solo las manchas de la ropa acaban en la cocina (quien tenga la lavadora en esa parte de la casa, se entiende). También otras manchas se apoltronan junto a los fogones...., unas más animadas, pero que sientan de escándalo en el hogar, y además nos observan mientras aplicamos nuestras "artes culinarias".





Foto



Foto



Foto

¡Pon una vaca en tu cocina! Si os apetece, claro...

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hace unos días probamos a desplegar una de las "lianas" de uno de nuestros potos sobre el marco de la puerta del salón, y así lo contamos y enseñamos en Instagram. Lo cierto es que la rama m ...

Hace unos días hubo un pequeño accidente en casa de una de nosotras. La puerta de uno de los muebles altos de la cocina cayó por su propio peso desplomándose sobre la encimera, primero, y al suelo des ...

Últimamente estamos de lo más sesudas y reflexivas, sobre todo una de nosotras, suponemos que debido a los cambios sustanciales que está sufriendo en su vida familiar y, por ende, en toda su existenci ...

Ninguna de las dos hemos sido de engalanarnos demasiado... Nos costaba ponernos un collar, una pulsera o cambiar a menudo de pendientes, que, todo sea dicho, no nos ha faltado nunca... Sin ellos, nos ...

Recomendamos