Retro y con Encanto Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

¡Qué mullido!

Parece que ya está entrando el fresquito por esta cálida tierra nuestra... Y ya era hora, sobre todo porque el mes de septiembre ha sido este año de un bochorno insoportable, superior incluso al de años anteriores. Y no lo llevamos bien, ninguna de la dos... Nuestra sangre, nuestro colorido y nuestra sensibilidad es más norteña, así que estamos felices de sacar las primeras prendas de abrigo, un simple jersey, no creáis, que aún el sol protege del frío extremo. Pero nos encanta recuperar nuestras mantitas mullidas para echar sobre las piernas mientras descansamos en el sofá, acomodándonos con su tacto agradable y protector; las alfombras donde descalzarse y sentir la esponjosidad que cubre el suelo; o como los cojines en los que nuestro Perico reposa buscando la calidez que estos enseres de hogar proporcionan a toda nuestra respectiva familia...





Foto



Foto



Foto


Foto



Foto

Pues eso, que ya apetece rodearse de la acogedora mantita otoñal y bien mullidita, ¿no os parece?

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Mucho más que papel

Una de nosotras dedica una tarde a la semana a realizar, con un grupo organizado, visitas por su ciudad... Pensaréis que Sevilla no da para tanto, pero la realidad es que sí, pues en estas clases hemo ...

El reflejo y la pascuera

Siguiendo con el encargo de nuestra buena cliente, Reyes, esta vez tocaba el espejo de tocador que completa la peinadora de su dormitorio. Tras el lijado a conciencia, esta vez a mano por lo curvilín ...

La ventana discreta...

Confesamos que, cuando el hermano de una de nosotras (ese que nos trae objetos interesantes y de lo más variopintos de las obras en las que trabaja) se personó en nuestro local con estas dos inmensas ...

Meciendo rejillas...

Y dale con la rejilla... A la vista está que, efectivamente, está de moda siempre. Esta maravillosa mecedora nos la trajo nuestra amiga Marga. Deseaba darle otro aire para situarla en su casa de la pl ...

Recomendamos