María Albarrán Idea guardada 24 veces
La valoración media de 123 personas es: Muy buena

21 ideas para decorar tu dormitorio con un espejo




Por más que nos cueste admitir que en el fondo todos somos vanidosos, es cierto que cada vez que pasamos por un lugar donde hay un espejo, nos miramos para ver las imperfecciones de nuestra camisa mal planchada o simplemente para recordarnos que debemos comer menos pastelitos…

Sea como sea tener un espejo en nuestra habitación es imprescindible para salir de casa hecho un pincel. ¿Cómo acomodarlo? ¿Dónde ponerlo? No te preocupes, te voy a decir cómo hacerlo de la mejor manera.
 

1. Espacio:

Ten en cuenta antes de comprarlo de cuánto lugar dispones para colocarlo. Recuerda que un espejo grande en un espacio pequeño, hará que la habitación sea menos espaciosa. Encuentra siempre un punto medio y ten en cuenta el resto de objetos de los que dispones para organizar tu cuarto o busca espejos funcionales, que a su vez sirvan como puerta o armario.

2. Material:

La elección del material del que estará hecho, debe ser adecuada a la decoración y los colores que ya tienes. Estás buscando un elemento que equilibre el espacio, no que resalte y se vea que lo pusiste porque no tenías otro lugar.



 

3. Necesidades:

Según para qué lo vayas a utilizar, puedes  ponerlo detrás de la puerta, dentro de tu armario, sobre tu tocador. Quizá en el baño tienes un espejo de cuerpo completo, en ese caso, puedes poner uno que solo plasme tu rostro en la habitación, piensa en qué es lo que deseas lograr.


 4. Equilibrio:

Seamos o no diseñadores, tener una mínima noción sobre composiciones siempre será útil a la hora de amueblar o decorar un espacio. Recuerda que lo que hace el espejo es reflejar un elemento, siempre procura que sea el rincón más destacado de tu habitación, para que cuando alguien lo vea, pueda apreciar el resto de los adornos.


 

5. Dale un toque especial:

Utiliza dos espejos en lugar de uno, duplica y juega con ambos para dar un giro inesperado y satisfactorio a la estancia. Conseguirás que se vea más amplia pues le darás un efecto de extensión al cuarto.


 

6. Escoge tu pared:

Procura que la pared donde vas a poner el espejo sea lisa y que no tenga decorado para que no se pierda entre el estampado. Así le darás todo el protagonismo a tu pieza decoradora y harás que luzca más.


 

7. Si no tienes dónde colgar:

Si las paredes de la habitación no aguantan el peso del espejo no te preocupes, siempre puedes ponerlo apoyado en el suelo procurando cierto ángulo para dar un toque especial y reflejar lo que realmente te interesa.



Si te sirve alguno de estos tips compártelo, pronto verás cómo este pequeño cambio hará de tu habitación una estancia cálida y acogedora. ¡Nos vemos en el siguiente post!
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos