Blog de lmontoya Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Incorporar el exterior al interior, un espacio a bajo costo con material reutilizado





En un terreno amplio se pierden de vista espacios que pueden ser maravillosamente disfrutados, incorporar el exterior al interior puede lograrse solo con el hecho de abrir paredes y ubicar una puerta-ventana, llenando de vida lugares antes olvidados…

Para este patio exterior, utilizamos materiales reciclados y elementos en desuso, así como, plantas que no solo llenan de color el espacio, sino que le regalan un toque acogedor.

Abriendo espacios…

En la sala decidimos abrir e instalar una puerta-ventana corrediza que permitiera conectar el interior con este nuevo espacio al aire libre.







Luego procedimos a instalar un espacio techado, para ello utilizamos madera reciclada que bajaron de otra construcción y tejas reutilizadas. El piso lo hicimos nosotros con adobes reciclados,  retazo de cerámica que encontramos en una construcción que estaban demoliendo y placas de cemento que construimos nosotros mismos al llenar los espacios que dejaban los adobes. Así logramos alrededor de 3 * 10 metros de patio exterior techado.





Decorando de manera sustentable y a bajo costo… una segunda oportunidad para cada elemento

Iniciamos por definir sectores: Sala y comedor al aire libre, zona de lectura y jardín... Para estar en coherencia con la decoración del resto de la casa, incluido el baño al aire libre, utilizamos elementos de cobre que estaban en desuso… encontramos en una chatarrería una máquina Singer antigua que instalamos como mesa para ubicar macetas…



Ahora, para los asientos utilizamos sillas metálicas y de aluminio que reciclamos de un establecimiento abierto al público..





Un antiguo baúl fue reutilizado y lo utilizamos como mesa de centro.





Construyendo con madera recuperada

El comedor al aire libre es el centro de toda la decoración, La mesa del comedor y la banca es una elaboración nuestra la construimos con tablones de antiguos marcos de puertas de una construcción antigua que fue demolida, contaban con el grosor y la apariencia que necesitábamos para continuar con el ambiente rústico, es fácil de construir, solo requiere un poco de dedicación.







Utilizamos madera reciclada para construir macetas que aportan un toque antiguo y rural.





Para la sala exterior, utilizamos una antigua sala que dejaron en una carpintería, le cambiamos tapicería, lijamos, pintamos y listo… cómo nueva¡¡¡¡







Por último, la decoración del jardín, infaltable en estos espacios para enriquecerlos de color y vida.









 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos