Blog de Esther Ruiz Idea guardada 27 veces
La valoración media de 39 personas es: Muy buena

5 básicos para una candy bar y un DIY genial

Los candy bar o mesas de dulces cada día tienen más fama, las vemos en muchísimas celebraciones desde bodas a baby shower o cumpleaños infantiles. La verdad es que las ventajas son muchas puesto que favorecen que la gente hable amigablemente en la celebración, podemos dejar todos los dulces preparados y ahorrarnos estar sirviendo a todo el mundo y, por supuesto, estéticamente son geniales. 
 


Aunque hayamos visto mil mesas de dulces, siempre tenemos que reconocer que tienen una complicación a la hora de buscar la temática, coordinar todos los textiles, los botes que vamos a usar, elegir algún DIY para dar nuestro toque a la composición... Por ello, hemos hablado con las editoras de los blog Postreadicción y Nina Design para que nos den algunas pistas de cómo tenemos que montar la mejor mesa de dulces posible. 

1. La primera cuestión era ¿qué debe tener siempre una mesa de dulces? La respuesta de Postreadicción no puede seer más clara, ¡un buen postre!  A veces nos dejamos llevar por la decoración, los pequeños detalles como las servilletas o los cubiertos de madera y dejamos escapar lo más importante. La mesa es el soporte para que nuestras tartas, galletas o cupcakes luzcan mejor, pero lo importante es que estén muy ricas. 
 
Fuente: Design Nina


2. Los DIY y el hand made deben ser otro de los ejes principales según nos recuerdan desde Nina Design. No hace falta hacer grandes proyectos, podemos decorar una simple caja de frutas, hacer algún dibujo en la pared con washi tape como vemos en la imagen superior de la candy bar de indios. Otras ideas sencillas que todos podemos hacer, es personalizar los vasos, los cubiertos, hacer lacitos a las servilletas... La imaginación siempre va a ser básica para tener éxito. 
 


3. Los colores van a marcar en gran medida toda la decoración de nuestro evento. A la hora de buscar los más indicados podemos optar por la regla de 60/30/10 para marcar un tono principal y dos secundarios o hacer lo que nos comentan nuestras expertas en la materia. Julia de Postreadicción nos comenta que ella suele buscar el color principal y lo usa para casi todo, luego a partir de ese ve como contrastar o acompañarlo para una aire mas festivo. 
 


Por su parte, Nina nos cuenta que ella suele inclinarse por una base muy neutra (blanco o negro) y agrega otro color que complemente todo el conjunto como puede ser el amarillo, el mint que está muy de moda o el rosa si queremos algo más romántico. Ahora mismo se decanta por los tonos pasteles o las fiestas monocromáticas, es una defensora del concepto ¡menos es más! 

4. A la hora de planificar una mesa, cuando ya tenemos el tema, los colores y los manteles, debemos pensar muy mucho en la ubicación. Lo ideal es ponerla sobre una pared blanca o sobre una ventana que deje entrar mucha luz natural. Sino tenemos ninguna pared o zona con estas características podemos recurrir a un contrachapado finito en madera o blanco que dé esa sensación y haga que la decoración se vea más bonita. 
 


Por supuesto, si podemos llevar nuestra boda a un jardín o al exterior, el efecto siempre será más bonito y nos harán menos falta para decorar y ambientar toda la mesa. 

5. Por último, debemos pensar en la estructura de la mesa. Por un lado lo más fácil y llamativo es marcar dos alturas con la ayuda de cajas de madera o botes más altos y fijar un punto central que suele ser la tarta. Luego podemos optar por algo simétrico o algo diferente a cada lado dejando siempre claro que la tarta es lo más importante. Por supuesto, una vez que tengamos toda la comida colocada podemos ayudarnos de pequeños detalles que todos tenemos en casa como alguna planta, algún juguete, vasijas, tazas... 
 


Por último, desde Postreaddición nos han dejado el paso a paso en imágenes de esta guirnalda de papel de seda de colores que podemos adaptar perfectamente a cualquier candy bar y que siempre genial para decorar el fondo de la misma. Los materiales son sencillos porque solo hace falta el papel seda, un poco de cuerda y unas tijeras. 

Una vez que cortamos en tiritas el folio, lo vamos a comenzar a enrollar poco a poco y luego simplemente lo tenemos que retorcer firmemente para dejarlo listo y pasar por la cuerda. Como véis los pasos son sencillos y el resultado es genial. 



Aquí vemos cómo ha quedado la guirnalda, lo normal es elegir dos o tres colores e intercalarlos con blanco para que los colores no quedan tan saturados. ¿Qué os parece esta guirnalda? ¿os animáis a hacerla para la habitación de vuestros peques?  



 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos