comunidades

¿Cómo elegir una funda de sofá?

Entre las formas más sencillas de darle una nueva vida al sofá está la instalación de una funda; sin embargo, la amplia variedad existente puede jugar en contra complicando la elección generando inseguridad al momento de comprar.

Si bien todo depende de las propias necesidades, escoger una funda que luzca similar a la tapicería en lugar de quedar como una mala imitación, demanda tomar en cuenta ciertos aspectos clave, empezando por buscar opciones en tiendas o fabricantes especializados, por ejemplo en Fundas Moderna.

funda de sofa


Conocer las opciones 

Si bien la variedad de fundas parece infinita, son tres los tipos básicos que deben conocerse: elásticas, multielásticas y superelásticas. Las primeras, tienen la particularidad de permitir cubrir la totalidad del sofá de manera rápida y eficiente siempre que el mismo incorpore cojines desmontables.

Por su parte, las segundas se distinguen por un tamaño estándar y sistema de fijación pensado para sofás que integran reposabrazos mullidos u abultados, incorporando en su estructura piezas de espuma que maximizan el confort y evitan deslizamientos. 

Finalmente, el tejido superstretch de las fundas superelásticas garantizan la elasticidad en cualquier dirección, convirtiéndose en la alternativa idónea para la mayoría de los sofás estándar; su punto fuerte es la facilidad de instalación, tiras de goma elástica y kit de espumas que conforman el sistema de sujeción. 

Visualizar la funda puesta en el sofá

Delimitando el tipo de funda adecuada, el siguiente paso para escoger de manera acertada es comparar estilos visualizando la manera en la que la pieza quedaría en el sofá. 

La tela en la que se confecciona delimita la búsqueda; en hogares con niños pequeños o con mascotas, conviene primar en resistencia y facilidad de limpieza, contrario a los textiles recomendados cuando la intención es un uso regular donde resulta mejor la elección de algodón o poliéster 

Tener cuidado con las medidas 

En líneas generales, los sofás se presentan en dos modelos estándar: con cojines o regular. La funda elegida debe adaptarse a la forma del sofá y no al contrario. 

Por regla, los mejores fabricantes incluyen en las etiquetas de sus fundas las medidas exactas de la pieza, quedando de parte del usuario verificar que el ancho y alto concuerde con el de su sofá, evitando tanto que no encaje como que quede demasiado suelta.  

Buscar la armonía 

Si bien la funcionalidad es lo más importante a la hora de escoger una funda para el sofá, no hay que pasar por alto que la misma jamás debe comprometer la estética, todo lo contrario, es la oportunidad perfecta para renovar la decoración.

En este sentido, merece la pena valorar la idea de adquirir un conjunto de fundas que incluya la del sofá, sillones y sillas. Asimismo, es válida la incorporación de cojines decorativos que hagan juego, esto maximiza el aspecto ofreciendo un acabado de talla profesional. 

Fuente: este post proviene de DecoracionDeMiCasa_Com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos