Orden y Con Cierto Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Primera semana (II): el horario según tu cronotipo

Conocer cuál es el horario más idóneo que deberías seguir según tu cronotipo  será el siguiente paso. Con él sabrás identificar el momento más adecuado para realizar cada uno de los tres grandes bloques en los que he separado la actividad diaria: pensamiento, movimiento, alimento. 

El pensamiento se refiere a todas aquellas actividades que no precisan ser realizadas mediante una actividad física: meditar, escribir, realizar informes, leer, analizar, crear, hablar, reunirse o actividades de tipo social o familiar.

El movimiento abarca cualquier actividad física que implique algún tipo de esfuerzo corporal, no exclusivamente deporte: tareas relacionadas con la limpieza y orden de la casa estarían en este bloque, actividades deportivas, intensas o no, un paseo etc.

Por último el bloque de alimento lo utilizaré para referirme tanto a las comidas habituales: desayuno, comida y cena, como a un snack o un café.

1.LA LISTA DE TAREAS

A continuación:

haz una lista de todas las tareas, funciones y actividades que a lo largo de la semana realizas

anota al lado el horario habitual en el que las haces  
En función de la precisión que quieras alcanzar y de cuales son los ámbitos que quieras organizar (casa, trabajo etc) la lista será más o menos extensa. Quizás necesitas sólo organizar las tareas de la casa, o sólo las del trabajo, entonces generaliza con “trabajo” o “casa” y detalla las del ámbito que si quieras desarrollar.

2.EL HORARIO

Ahora vas a cruzar los datos de tu reloj externo (la lista que ya has hecho) con tu reloj interno (lo que deberías hacer), determinado por el cronotipo que tienes según las indicaciones que di el lunes, para saber cual será el grado de cambio que deberás realizar para sincronizarlos.

Para ello he creado una tabla que te puedes descargar aquí. Esto es un ideal, una referencia sobre la que trabajarás y que tendrás que adaptar en función de tu reloj externo.

Lo verdaderamente importante de la tabla no es tanto la especificación que hay en las casillas, como el bloque al que corresponde y la hora a la que se deben hacer.

He dividido el horario en un primer momento en día y noche puesto que el ciclo circadiano es de 24horas, y dura el transcurso de un día desde que amanece hasta que se pone el sol. Cada una de las partes tiene a su vez tres franjas horarias, porque es la manera de que todos los cronotipos puedan hacer lo que en cada momento del día les corresponde de una manera flexible , coordinada y fácil de asimilar: primera mañana, segunda mañana y mediodía para el día, y primera tarde, segunda tarde y noche para la noche.

3.LOS BLOQUES

Por último clasifica cada una de las tareas que has escrito dentro de uno  de los tres bloques: pensamiento, movimiento, alimento. 

Habrá tareas que no entran en ninguno de los bloques bien porque se tienen que hacer si o si como por ejemplo el aseo personal, bien porque son las barreras temporales que marcan nuestro reloj interno, por ejemplo ir a trabajar, o llevar a los niños al colegio. Pero estas rutinas no necesitan ser organizadas porque ya tienen un momento claro en el que hacerse y son las que van a marcar los limites temporales a los que tendrás que adaptar el horario ideal.

NUESTRO OBJETIVO

En un mundo perfecto nuestro reloj interno debería estar sincronizado con el reloj externo, es decir poder gestionar nuestro tiempo en función de nuestro biorritmo,  nuestro bienestar y nuestra salud se verían beneficiados, además de que alcanzaríamos el máximo nivel de aprovechamiento de nuestra energía, focalizando la actividad que en cada momento nuestro cuerpo está mejor preparado para desarrollar.

Perseguir un ideal siempre es difícil, y esto no debe convertirse en un sacrificio, el éxito del plan estará en que:

realmente nos debe resultar más fácil llevar nuestro día a día, porque sentiremos que nuestro cuerpo responde mejor a la actividad que en cada momento hayamos asignado. 

crearás unas rutinas que podrás interiorizar y a las que volverás cada vez que tus horarios se vean modificados
Ahora observa el horario que por tu cronotipo deberías seguir, y el que tienes, compáralos, y valora hasta que punto podrás sincronizarlos, si el plan será un gran esfuerzo, o implicará demasiados cambios que en gran medida no dependerán de ti. Pero estoy segura de que al menos habrá una parte de ellos que podrás hacer, y te ayudarán a tomar conciencia, y quien sabe si no te llevarán a dar otros pasos más importantes…..

Nos vemos el lunes con los cambios en el bloque del pensamiento!

Ana Samper-OP

.

Fuente: este post proviene de Orden y Con Cierto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¿Porqué una agenda?

Escribo este post para responder a la pregunta de porqué me he decidido a sacar una agenda. La verdad es que hay muchos modelos, formatos y tipos de agenda, yo misma he probado y recomendado muchos, p ...

La acumulación no es la cuestión

Y qué ocurre cuando la acumulación no es el problema? Hace unos meses una de mis colaboradoras que trabaja en Almería me pidió ayuda para enfocar un trabajo con una clienta. Ella ya había trabajado c ...

Mi concepto del orden

Cuando me inicié en el mundo de la organización, mi concepto del orden pasaba por tener menos cosas y ayudar a mis cliente a deshacerse de gran cantidad de objetos como principal herramienta de trabaj ...

Limpieza de primavera

Por dónde empezar la limpieza de primavera? El armario es mi primer paso! Para afrontar la limpieza de primavera es importante seguir unos pasos que nos ayudarán a que no se nos venga muy cuesta arri ...

Recomendamos