comunidades

Quién lleva a quién...

En el último mercadillo al que acudimos, tuvimos de vecina de puesto a una señora encantadora que vendía unas hermosas flores de telas confeccionadas por ella misma. Eran flores de un tamaño generoso, para llevar puestas: en un lateral del vestido, en el bolso, como tocado, en el cuello con unos collares de perlas que allí mismo te podías comprar... Las dos nos quedamos prendadas de ellas, pero coincidíamos en nuestra incapacidad para colocarnos una. Es una simple cuestión de estilo, y el nuestro, más bien minimalista a la hora de vestir, nos haría sentir que la flor nos llevaba a nosotras, en vez de nosotras a ella... Sin embargo, nos quitábamos la palabra de la boca evocando lugares de nuestro hogar donde colocaríamos esa misma flor: en una lámpara, en un busto, junto a la cama...

Foto

Foto


Foto


Foto

¡No tenemos remedio! Desde que estamos dedicadas al blog, más de una vez y de dos, al ir de compras, hemos vuelto cargadas con alguna prenda o complemento ¡para decorar nuestros maniquíes! ¿Estaremos padeciendo alguna clase de síndrome?¿Alguien más lo sufre?

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Unas ramas muy artísticas...

Cuando publicamos el post sobre la redecoración de los marcos de estos dos paisajes, comentamos que iban a decorar el pasillo de una de nuestras casas. Hacia allí nos dirigíamos, martillo en mano, cua ...

Y faltaba un cajón...

El trabajo que hoy os presentamos forma parte de un proyecto de decoración de un piso que, lógicamente, se ha quedado parado por las circunstancias actuales. Aún sin saber si se retomará en un futuro ...

Acuareleando y otras cosas...

Pues aquí seguimos... Pasamos las horas, los días y, ya mismo, las semanas, con la mejor disposición y la máxima esperanza posible. Disfrutando de la ausencia del estrés que imperaba en nuestras vidas ...

Paseando por casa...

Hoy se cumplen 10 días en casita, con sus mañanas, tardes y noches... Y conforme pasan las jornadas, se va haciendo un poquito más duro, ¿no os parece? Al principio, con la sorpresa de la novedad, la ...

Recomendamos