comunidades

La buscadora de casas: El infinito.

Pensar es moverse en el infinito.

(Herni Dominique Lacordaire)

Si algo quiero es no coger el infinito. ¿Para qué? Si alguien lo cazara, entonces dejaría de existir. El infinito tiene que ser libre, para llegar a donde quiere y como quiere. Por sus caminos, idas y venidas, pero libre. Quizá se cuele en esta casa, que si algo tiene es que siempre está abierta. Como quien abre las ventanas un lunes como hoy, a primera hora y siente que tiene toda una semana por delante con infinidades de cosas por conseguir. Ahí es nada.

Empezamos el día con un espacio de doble altura, con un blanco perfecto y unas butacas que guían el camino. Una casa que fue creada para ser un taller de artistas. Al final, ha terminado siendo un lugar que las cámaras de fotografía se codean para sus reportajes. Lo que sí está claro es que si algo tienen los artistas, los que han pasado por aquí y todos los demás, es mucha inspiración elevada al infinito. ¿Casualidad o causalidad? ¡Feliz lunes!











filmphotographylocation.com

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

BIMBA Y LOLA

No sé si queda bien decirlo pero qué ganas de frío, de capas, de mangas largas. Qué ganas mientras devoro la colección de BIMBA Y LOLA para el próximo otoño-invierno. La firma española vuelve a sorpre ...

La mirada de Amparo Garrido

Amparo Garrido solo necesita una mirada para crear una obra de arte. Esa mirada no necesariamente tiene que ser humana. De hecho, en algunos de sus trabajos como Soy Tú, los protagonistas son perros. ...

Una calle de París

Una calle de París, como empezaría la mítica canción de Duncan Dhu, es nuestro destino de hoy. Entramos en casa de Julie. Aquí vive con su hija pequeña. Los cuentos, los globos y las golosinas de colo ...

Ni flores ni otras cosas

Los sueños que hemos dejado de perseguir porque se nos ha ocurrido decir que ya es tarde. Los besos que no damos porque pensamos que no serán correspondidos. Las noches que no pasamos en vela porque a ...

Recomendamos