comunidades

Calefacción, cómo ahorrar sin pasar frío

Cómo ahorrar en calefacción


El invierno puede ser una época muy bonita, porque a diferencia del verano, en el que se pasa mucho tiempo viajando por las vacaciones fuera de casa, en esta temporada se está más tiempo en casa con la familia.

Pero con la llegada de estos meses de frío, la bajada de temperaturas obliga a realizar un gasto que, aunque sea imprescindible, también es causa de angustia para muchas familias: encender la calefacción.

Es posible que te preguntes cómo puede subir tanto una factura de luz por el uso de la calefacción.

La respuesta es más simple de lo que piensas. En la mayoría de ocasiones, tenemos una pérdida de calor dentro de casa sin que nos demos cuenta, porque la vivienda no esté bien habilitada para el frío, y esta pérdida de calor es lo que incrementa la factura.

Para que este invierno dejes de temblar cada vez que llega la factura de la luz, vamos a darte unos consejos para disfrutar de un hogar confortable sin gastar de más. Así este año tendrás un invierno agradable y lleno de sensaciones positivas.

ahorrar en calefacción


7 trucos para ahorrar en calefacción

En invierno hay que buscar sobre todo el confort dentro de casa. Esto significa mantener una temperatura agradable dentro de casa, es decir, que no haga frío pero tampoco tanto calor que se tenga que ir en tirantes porque es difícil aguantar la temperatura.

¿Cómo podemos mantener la casa a una temperatura agradable mientras ahorramos?

Regula el termostato de manera adecuada

El primer consejo que cada año los expertos nos dan, es mantener el termostato de la calefacción a una temperatura adecuada.

La temperatura de confort durante el invierno es de 21º C, y con esto será suficiente para que tu hogar tenga un ambiente óptimo en el que poder resguardarse durante el invierno.

Es importante tener en cuenta que cada grado que aumenta de la temperatura recomendada, va a hacer que la factura de la luz sea más cara.

Regulando el termostato de manera adecuada, manteniéndolo a esos 21º C, es uno de los mejores consejos para ahorrar en la factura de la luz.

La importancia de un buen aislamiento

Hay zonas de la casa por las que, sin darnos cuenta, se puede estar escapando el calor. Estas zonas pueden ser puertas o ventanas que estén mal colocadas dejando rendijas por las que sale el calor provocando la pérdida de temperatura.

Para solucionarlo hay varias opciones. Por un lado se pueden colocar ventanas o puertas nuevas que estén preparadas para mantener la sensación térmica. Esto quiere decir que habrá que gastar algo de dinero en colocarlas.

Por otro lado, si el presupuesto no da para colocar unos cerramientos nuevos, se pueden colocar burletes en aquellas zonas por dónde se escapa el calor. Con ellos se mantendrá el ambiente agradable dentro de la casa y evitarás que el frío entre.

Cierra los radiadores de habitaciones que estén vacías

Cuando una casa dispone de un número elevado de habitaciones, es normal hacer la vida utilizando solo unas cuántas y dejando otras vacías.

Para bajar el gasto energético que la calefacción produce, es mejor que en estas habitaciones en las que se pasa poco tiempo o ninguno se apaguen los radiadores.

Escoge ropa adecuada para estar en casa

Cada temporada tiene su propio estilo de ropa que la caracteriza. En invierno es necesario llevar prendas que cubran las partes del cuerpo y que abriguen.

Para algunos tener la calefacción puesta significa poder ir en manga corta o tirantes mientras se está en casa. Esto es un gran error porque aumenta la energía que hay que utilizar.

Por eso, lo mejor es llevar ropa adecuada para esta temporada de frío y poner el termostato de la calefacción a una temperatura confortable.

Hay que ventilar, pero con precaución

Todos entendemos la necesidad de ventilar nuestro hogar, pero en invierno hay que hacerlo con precaución para evitar una bajada de temperatura importante y un aumento del consumo.

Para ventilar la casa con diez minutos es más que suficiente. Además, es mejor abrir las ventanas cuando el sol está más arriba, hacia el mediodía, de esta forma ayudamos a evitar la pérdida de calor.

Mantenimiento adecuado de la calefacción

Como norma general, antes de que comience la época de más frío, es necesario realizar un mantenimiento profesional del sistema de calefacción.

Esto ayudará a que el aparato tenga un funcionamiento eficaz, ya que en caso de averías se puede poner una solución antes de tener que usarla, y gracias a un mejor funcionamiento podremos mantener bajo control el consumo de energía.

De vez en cuando, es bueno apagar la calefacción

Muchas personas tienen la idea de que para mantener el confort y el calor dentro de casa, es importante que la calefacción funcione a todas horas. Además, se tiene la sensación de que si se apaga, al volver a encenderla el arranque hará que el gasto sea mayor.

Sin embargo estas apreciaciones están más lejos de la realidad de lo que se pueda pensar.

Los expertos recomiendan que de vez en cuando se apague la calefacción, por ejemplo cuando se esté fuera de casa trabajando o mientras dormimos por la noche. De esta manera se podrá controlar el gasto de energía.

En cuanto a la factura, no hay que tenerle miedo pues el arranque de las calefacciones no resultan en un gasto demasiado alto, por lo que apenas se apreciará cuando llegue la próxima factura.

Para que cuando llegues a casa puedas encontrar una temperatura agradable, se puede utilizar el temporizador para que salte algún tiempo antes de que llegues a casa y esta tenga la temperatura adecuada cuando entres por la puerta.

calefacción consume menos


¿Qué calefacción consume menos?

Para ayudar a que la factura de energía baje, es importante disponer de un sistema de calefacción eficiente que consuma lo menos posible manteniendo la temperatura adecuada dentro de nuestro hogar.

Existen diferentes sistemas de calefacción entre los que optar para mantener el confort en nuestra casa durante el invierno.

Sistema de calefacción eléctrico

Durante mucho tiempo este sistema de calefacción ha sido el más utilizado. Sin embargo, en los últimos años, se están empezando a buscar alternativas debido al constante aumento en la factura de la luz.

Para aquellos que se decanten por este tipo de calefacción, quizás sea una buena idea fijar una tarifa por horarios, es decir, escoger las horas en las que se quiere pagar menos por ella, como norma general será por la tarde o por la noche, ya que durante el día se está fuera de casa trabajando.

Dentro de este tipo de calefacción se puede incluir la bomba de calor. Un sistema que muchos usuarios escogen porque es una opción eléctrica con menor consumo y, además, se añade el hecho de que se considera ecológica.

La estufa de pellets

Desde hace algunos años han aparecido estas estufas innovadoras que utilizan un combustible ecológico, como son los desechos que se recogen al limpiar los montes como hojas y ramas.

Este tipo de calefacción se ha puesto de moda, en especial, en casas de nueva construcción por considerarse ecológico y más limpio.

Lo que hay que tener en cuenta de este tipo de calefacción es la necesidad de tener siempre pellets almacenados en casa. Al adquirirlos en cantidades más grandes se puede ahorrar algo en la compra.

Gas Natural

Junto con el sistema de calefacción eléctrico, el gas natural es otra de las opciones más extendidas entre los consumidores.

A diferencia de la calefacción eléctrica cuyo coste puede dispararse, el gas natural resulta más económico.

Una de las cosas que hacen que algunos se piensen poner este tipo de calefacción en casa, es el coste importante que puede suponer la instalación.

Por otro lado, el gas natural aporta diferentes ventajas que lo hacen muy atractivo como el bajo nivel de residuos que contaminan, que no hace ruido y que distribuye el calor por toda la casa.

Sistema de calefacción por gasoil

Este tipo de calefacción se está dejando de usar debido a que contribuye a que haya un alto nivel de contaminación y el precio al que están llegando los combustibles que para muchos es un gasto demasiado elevado.

A pesar de estas desventajas, el sistema de calefacción por gasoil tiene el beneficio de mantener bien el calor por todas las habitaciones.

Estufa de queroseno o parafina

Una estufa de queroseno o parafina puede ser otra opción a la hora de buscar un sistema eficiente de calefacción para tu hogar.

Estas estufas tienen aportan diferentes ventajas como que se pueden llevar de una habitación a otra, o que son muy eficaces a la hora de calentar una estancia grande.

Dentro de las estufas de parafina podemos encontrar con dos opciones entre las que escoger:

- Estufa con mecha que se enciende al prender una llama que quema el combustible. Esta estufa funciona gracias a un sistema de pilas. A la hora de colocarla debe ser en espacios que tengan una buena ventilación.

- Estufa electrónica que tiene la ventaja de consumir menos que la de mecha y que dispone de un temporizador para escoger el tiempo que permanecerá encendida y la temperatura. Para funcionar tienen que estar enganchadas a la red.

Al utilizar este tipo de estufa hay que tener mucho cuidado para que los niños o mascotas no puedan acceder con facilidad a ellas. Además, el queroseno es un material inflamable por lo que es necesario tomar medidas de seguridad, como alejar la estufa de textiles o muebles.

Aerotermia

Un sistema que resulta muy innovador y eficaz es disponer de calefacción por aerotermia. Gracias a este tipo de climatización es posible ahorrar más si lo comparamos con otros sistemas de calefacción como el gas y, además, es una energía renovable.

La aerotermia funciona mediante una bomba de calor que puede producir calor en invierno, frío en verano y llevar agua caliente a la vivienda. Aunque para conseguir las funciones de frío y calor debe existir una instalación de calefacción que sea compatible.

El mayor gasto en este sentido es la necesidad de contar con espacio para colocar el equipo, comprar uno que se ajuste a las necesidades de la vivienda y que tiene que ser un técnico quien realice la instalación.

El sistema de aerotermia puede utilizarse en tres diferentes formas: por un split, suelo radiante o radiadores.

Esperamos que estos consejos te ayuden a ahorrar en calefacción sin pasar frío. ¿Cuál te gusta más?

Fuente: este post proviene de Sensaciones Positivas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos