comunidades

Cómo limpiar el colchón: ¡adiós manchas!

Después de un largo y agotador día, no hay nada más placentero que meterse en la cama, relajarse y descansar. Esa sensación de bienestar mejora cuando acabamos de cambiar las sábanas y huelen a suavizante, pero... ¡no dejes que ese aroma te engañe! Realmente la cama no estará impoluta si no limpias el colchón regularmente. ¿No sabes cómo hacerlo? ¡Te damos algunos consejos!

Por mucho que se pongan la funda y las sábanas, en el colchón se acumulan bacterias, ácaros, humedad y todo tipo de suciedad que debe ser eliminada. ¡Limpiar el colchón es cuidar de tu salud! Muchas alergias e incluso problemas de insomnio pueden derivar de un mal estado de este. ¡Ponle fin con una limpieza periódica y dile adiós a las manchas con estos trucos!

Fuente: Conforama, Pixabay y Unsplash

Mantenimiento del colchón

Antes de empezar con la limpieza en profundidad, hay pequeños gestos que te ayudarán a conservar el colchón en mejor estado y garantizar una calidad óptima de descanso:

- Airea el colchón a diario. Entre 5 y 10 minutos al día será más que suficiente para evitar que la humedad estropee el colchón y lograr que los ácaros se mueran. Es importante retirar la colcha y las sábanas para que la ventilación sea efectiva. 

- Cambia el colchón de posición. Es recomendable darle la vuelta tanto de izquierda a derecha como de la cabeza a los pies. El peso de nuestro cuerpo, noche tras noche, va desgastando el colchón y para evitar que se deforme es necesario hacer ese cambio al menos cuatro veces al año, aunque se puede hacer con mayor frecuencia. 

- Utiliza una funda transpirable. Si quieres proteger tu colchón, mejor que sea con una funda de algodón que deje la parte de abajo que reposa sobre el somier o canapé al aire libre. Si se mantiene el colchón con ventilación, estaremos evitando la proliferación de moho o humedad.

- Combate los ácaros. Son culpables de muchas alergias y problemas respiratorios. No dejes que colonicen tu cama y pasa la aspiradora a tu colchón cada dos o tres semanas. Aspirarlos es la forma más eficaz para acabar con ellos. 

Fuente: Conforama

Cómo limpiar el colchón

Para disfrutar de un colchón limpio y con olor a nuevo, deberás poner en práctica una limpieza a fondo cada tres meses. Te damos dos opciones: una con jabón y otra totalmente natural. ¡Tú eliges!

Método 1: limpiar el colchón con jabón líquido y bicarbonato

Antes de nada, lo primero es quitar el polvo por ambos lados con ayuda de una aspiradora. En caso de no tener, se puede hacer con un cepillo. Lo siguiente es añadir una cucharada de jabón líquido para la ropa en un litro de agua tibia. Agita bien hasta conseguir espuma. Después, humedece una esponja con la mezcla y frota el colchón con movimientos circulares. Con este primer paso eliminarás la suciedad superficial. Retira los restos de jabón con un paño húmedo y deja secar. Puedes acelerar el proceso con un secador. 

Tras este primer lavado de cara, toca llegar al fondo con el bicarbonato, un potente limpiador muy económico. Espolvorea este polvo por todo el colchón, puedes hacerlo con ayuda de un colador. Debes dejarlo reposar durante dos o tres horas mientras termina de secarse. Una vez transcurrido el tiempo, retira el bicarbonato con una aspiradora, opción fácil, o con un trapo seco. Repite el proceso con la otra cara del colchón.

Método 2: limpiar el colchón con aceite esencial del árbol del té y bicarbonato

A la acción limpiadora del bicarbonato se une la fuerza desinfectante del aceite esencial del árbol de té. ¡Este truco es muy sencillo! En un recipiente, añade 250 gramos de bicarbonato con 5 gotas de este aceite esencial. Remueve bien ambos ingredientes. Cuando esté listo, espárcelo con un tamiz o un colador por todo el colchón.

Primero hay que hacerlo sobre un lado y esperar durante una hora. Después, lo podrás hacer por el otro lado y deberás dejarlo actuar el mismo tiempo. Por último, solo queda retirar los restos con la aspiradora o con un cepillo seco. Este truco también eliminará cualquier olor y dejará un aroma a colchón nuevo. 

Fuente: Conforama y Pixabay

Eliminar manchas difíciles

Hay manchas, como por ejemplo las de sangre, que por mucho que las limpiemos se resisten. Para estos casos, tenemos un truco casero muy eficaz.

Rocía vinagre blanco destilado sobre la mancha y déjalo durante 10 minutos para que se empape bien el tejido. Después, espolvorea bicarbonato y observa cómo hace efervescencia al entrar en contacto con el vinagre. Deja que actúe unos minutos y cuando esté seco, retira los residuos. 

¿La mancha continúa o no se ha eliminado por completo? Tenemos un as en la manga: ¡el agua oxigenada! Empapa una esponja o un trapo limpio y frota cuidadosamente. Déjalo secar y observa cómo desaparece cualquier mancha persistente. 

¿Y cuando la mancha es de orina?

Si tienes niños en casa, es muy fácil que durante la noche se les haya escapado el pis. Lo difícil de estas manchas es eliminar el olor, pero con nuestro gran aliado el bicarbonato es pan comido. 

Vierte una taza de bicarbonato con un poco de agua sobre la mancha, cúbrelo con plásticos, por ejemplo con bolsas grandes de basura, y déjalo así durante unas 8 horas. Pasado el tiempo, destapa el plástico y aspira los restos del bicarbonato. Si no da los resultados óptimos, repite el proceso pero añadiendo agua oxigenada y dejándolo actuar 30 minutos.

¿Necesitas renovar el colchón?

Si el colchón está viejo y no tiene solución, ¡lo mejor será renovarlo! Los expertos aconsejan cambiarlo cada 10 años para garantizar un descanso saludable. Si es tu caso, atento a esta infografía que te ayudará a elegir el colchón ideal para ti



¿Lo tienes claro? ¿Lo que necesitas en un colchón nuevo? Pues no olvides visitar nuestras tiendas. En Conforama encontrarás una amplia gama de colchones con los últimos materiales. ¡El descanso es importante y te mereces lo mejor! 
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos