Dando carrete...

Las dos llevamos viviendo en el mismo barrio toda la vida, a excepción de los primeros años de casadas. Hay una pintada en un quiosco cercano al taller, y que a una de nuestras hijas le llama mucho la atención, que reza "salir del barrio para volver al barrio". Pues eso fue precisamente lo que hicimos; volver en cuanto pudimos. Así que os imaginareis que por aquí nos conocemos todos, a pesar de que no es para nada una barriada pequeña. Esto es magnífico para muchas cosas; tienes una sensación constante de seguridad al estar siempre viendo caras conocidas, es muy agradable tomar café o la cervecita del medio día en el bar donde, casi sin pedirlo, te lo sirven como te gusta... Pero no es tan bueno si, por ejemplo, tienes prisa por llegar a una cita o un lugar concreto. Por aquí no es posible caminar sin saludar veinte veces, y pararte otras tantas a conversar mas detenidamente con fulanito o menganita, que ha estado enfermo, se le ha casado su hija, le ha tocado la loteria... Por eso, tenemos vías de "escape" alternativas si la situación lo requiere; calles aledañas a las principales por donde sortear al vecindario para llegar a tiempo a nuestro destino, evitando así dar, y que nos den, carrete...





Foto



Foto



Foto



Foto



Foto



Foto
Contadnos, ¿sóis chicas de barrio como nosotras?

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¡Flores a la mesa!

¡Menudo fin de semana hemos pasado! No podíamos pedir más en cuanto al tiempo. Estamos a mediados de febrero y parece que la primavera se ha adelantado. Ayer mismo, ambas pasábamos un día de campo, en ...

Por culpa de Perico...

... Que no deja de afilarse sus uñitas en las sillas del comedor de una de nosotras...¡Observad cómo las tiene! Pero, de repente, nos saltó una página de venta de mobiliario por internet y no dudamos ...

Alma...x

El otro día, mientras charlábamos de nuestras cosas, hacíamos un descubrimiento sorprendente la una de la otra... No esperéis un gran secreto, algo chispeante o poco conveniente... ¡Qué va, qué va!; e ...

Esa pequeña lectora...

Durante un tiempo, una de nuestras hijas, siendo pequeña, estuvo dando clases de dibujo y pintura en una academia. La profesora, además de usar papel o lienzo, proporcionaba a sus alumnos unas bases d ...

Etiquetas: CarretesEncajes

Recomendamos