Blog de Esther Ruiz Idea guardada 9 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

Decoración práctica

Funcional y acogedora

Después de tres años buscando un inmueble que se ajustara a su particular proyecto, Mariola encontró en este ático en Camas (Sevilla) la oportunidad perfecta para dar rienda suelta a su imaginación. Como profesional de la arquitectura, la propietaria de este piso de apenas 50 m² quiso huir de lo convencional, inaugurando un espacio polivalente que sirviera de marco para cualquier circunstancia de la vida social y cotidiana.

 

El lapso de dos años que transcurrió desde la compra sobre plano a la entrega de llaves fue aprovechado por Mariola para definir con precisión cada una de las habitaciones. Partiendo de premisas como la funcionalidad y la búsqueda de lo práctico, las estancias se convirtieron en espacios versátiles donde una estética muy personal es la encargada de llenar de detalles mágicos y únicos cada rincón.

 

La luminosidad que invade esta casa, gracias a su excelente orientación, fue uno de los aspectos de los que se extrajo mayor rendimiento. Apoyándose en esta brillante ventaja, la paleta cromática con la que se vistieron las paredes adquirió niveles de libertad absolutos. Las escalas tonales calientes y frías desempeñan un papel esencial en el acondicionamiento decorativo. Descubre esta vivienda llena de alegría en la que lo utilitario surge de los sueños y la fantasía.

Con el fin de dar el visto bueno a su imagen antes de salir de casa, Mariola pegó en la cara interior de las puertas de este reconvertido mueble un espejo realmente útil. A su lado, nos percatamos de la existencia de una nota divertida: tres originales percheros en rojo, el color que sirve de elemento de conexión entre el recibidor, el salón-comedor y la cocina.

Distribuir de un modo ordenado las fotos enmarcadas que adornan las paredes siempre confiere una gran armonía visual. La dueña de este apartamento colocó nueve imágenes que representan algunos de los momentos cargados de significación vividos durante sus viajes. La elección del blanco y negro, binomio por excelencia del contraste, consigue un resultado extraordinario.

El color cereza inunda una zona dedicada a recrearse con el placer culinario en buena compañía. El conjunto de mesa y sillas está realizado en acero negro. El sobre de cristal resta dureza a este material tan frío. Por otro lado, la tapicería original de los asientos dio paso a una tela de inspiración geométrica. El par de lámparas de techo permite disfrutar de un ambiente acogedor.

La entrada de la casa queda reducida a una pequeña superficie en la que sólo una pared puede ser tomada como lienzo en blanco. La escasa profundidad no daba opción a la colocación de un aparador, por lo que Mariola puso en marcha su inventiva: un módulo auxiliar que nació con la misión de albergar cd´s es ahora el mueble en el que reposan llaves y cartas.

La vista continúa recorriendo el espacio deteniéndose en un tabique de pladur dividido en tres huecos adosado a un pilar. El empleo de este material para crear murales o estanterías está muy extendido y consigue una alta eficiencia. En esta ocasión, la ligereza se multiplica gracias a los estantes de cristal que conforman este  mueble-bar, así como mediante las puertas del mismo material.

El mueble principal del salón es fruto del talento creativo de Mariola. Cansada del patrón típico que le ofrecían todas las tiendas, encargó que le hicieran a medida un mueble bajo de tres módulos. El DM satinado blanco es el protagonista de este ejemplo evocador del minimalismo. La encimera colocada encima debía ser simple, continua y con un canto grueso: el pladur volvió a ser la clave.

La extrema sencillez que desprende el cuarto de baño prolonga la tónica general que define toda la propiedad. La dueña de la casa prefirió prescindir del bidé para que el mueble en el que queda encastrado el lavabo tuviera más superficie de encimera y más espacio para el almacenaje en la parte inferior. El espejo nace del techo para multiplicar la sensación de amplitud.

Los dos sofás del salón tienen una característica exclusiva: carecen de uno de los apoyabrazos, lo que abre un amplio abanico de combinaciones, además de hacer más accesible la utilización del mueble bajo, facilitando la apertura de las puertas del mismo. Completan la estancia la mesa de centro y dos pufs negros. Una pincelada más: no perdáis de vista el detalle del pasa-platos.

Uno de los grandes alicientes con los que cuenta esta vivienda sevillana es la terraza exterior dotada con casi 30 m². Aún no se ha cumplido el medio año desde la ocupación de la casa, por lo que Mariola decidió comenzar con la distribución interior de la vivienda y no volcarse a fondo con el diamante en bruto que le ofrece esta superficie hasta que no llegara el buen tiempo.

Cereza, gris y blanco establecen un trío realmente atractivo del que Mariola es una completa entusiasta. Los estantes cumplen a la perfección su cometido como piezas aptas para el almacenaje. Todos los accesorios de la familia del menaje culinario siguen una línea moderna y libre de barroquismos innecesarios. Destacamos los elefantes traídos de Londres que actúan de azucarero, salero y pimentero.

Como observamos, la mitad desde el techo perdió el alicatado para acoger este vibrante tono. La chapa de acero inoxidable sirve de frontera para la otra mitad, fiel a los azulejos. El frente en el que están ubicados los fuegos sitúa una campana aislada en su mismo centro. La placa sobre la que descarga su poder de extracción es una vitrocerámica lineal.

La reducida extensión de la cocina obligó a Mariola a hacer gala de una agudeza admirable. Puerta, ventana y pasa-platos expresaban un no rotundo al uso de muebles altos. El revestimiento tenía que ser lo suficientemente expresivo para que el alicatado no engullera al mobiliario. Así pues, el color cereza volvió a hacer acto de presencia pero, esta vez, se hizo acompañar de un simpático cocinero.

La iluminación de las estancias es realmente importante para Mariola. La ubicación de los puntos de luz sigue en el dormitorio una disposición doble, con una lámpara de techo por cada mesilla de noche. Cuando se encienden estas piezas, la magia inunda este romántico rincón a través de la pasamanería y las grecas que poseen las pantallas de acero pintado en cobre.

La iluminación de las estancias es realmente importante para Mariola. La ubicación de los puntos de luz sigue en el dormitorio una disposición doble, con una lámpara de techo por cada mesilla de noche. Cuando se encienden estas piezas, la magia inunda este romántico rincón a través de la pasamanería y las grecas que poseen las pantallas de acero pintado en cobre.

Nuestra visita al dormitorio termina con un vistazo hacia la zona del vestidor. Está provista de un gran armario de puertas traslúcidas, un espejo de dimensiones generosas y un arcón a los pies de la cama. La proporción alargada de la habitación obligó a colocar dos focos de apoyo en este área y, de este modo, facilitar la elección de la ropa y los accesorios.

Se dio cuenta de que el murete a media altura que iba a construir sería mucho más práctico si le añadía la función de arcón. De esta forma, el almacenaje encontraba un nuevo aliado en los elementos estructurales. Para decorarlo, dibujó formas cuadradas irregulares que pintó de blanco, celeste y verde limón, tono rompedor que logra coherencia gracias a su reflejo en otros complementos.

Una colosal catarata de caprichos estéticos acuna el descanso de Mariola. La viveza del color cereza, presente en todas las estancias de uso común, da paso en el dormitorio al imperio del celeste, un tono al que nuestro subconsciente otorga sentimientos de frescor y tranquilidad. Los cabeceros que contemplaba nuestra lectora en los escaparates no llamaban su atención, así que acudió al pladur de nuevo.

Agradecimientos: Mariola Abascal, lectora del canal de Decoración de facilisimo.com

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado