Blog de Esther Ruiz Idea guardada 2 veces
La valoración media de 4 personas es: Muy buena

El encanto de lo rústico

Una casa llena de detalles

En plena Sierra de Francia, en la provincia de Salamanca, nos encontramos con la casa rural el Jabalí Rosa que data del siglo XVIII y nos proporciona un enclave perfecto para huir del ruido y las prisas de la gran ciudad. Este tipo de caserones, inmersos en el medio rural, son perfectos para conocer de primera mano el encanto de la decoración rústica y experimentar la sensación de confort que ésta nos transmite.

 

El caserón original, utilizado como pabellón de caza por el Marqués de Selvalegre, ha sido rehabilitado durante cinco años, aunque respetando en todo momento la estructura y los elementos arquitectónicos de la época. Además, la madera de castaño utilizada para los suelos o vigas del techo se ha hecho con madera cuya producción se controla para evitar la tala masiva. En definitiva, un rincón para disfrutar del aire libre y deleitarnos con sus ambientes.

 

 

 

El diseño de la cocina no puede dejarnos indiferentes. El estilo rústico en los fogones se mezcla con azulejos en tonos amarillos y fucsias que llenan de color esta estancia. Los muebles en madera oscura con líneas muy sencillas son una mezcla perfecta. La zona del comedor está coronada con una lámpara de techo colgante que atrapa todas las miradas de los recién llegados.

El diseño de la cocina no puede dejarnos indiferentes. El estilo rústico en los fogones se mezcla con azulejos en tonos morados y fucsias que llenan de color esta estancia. Los muebles en madera oscura con líneas muy sencillas son una mezcla perfecta. La zona del comedor está coronada con una lámpara de techo colgante que atrapa todas las miradas de los recién llegados.

En medio de la montaña, rodeada de árboles y de campo, nos encontramos con este impresionante caserón cuya fachada ya nos evoca la esencia de la decoración rural. Los grandes bloques de piedra y las tejas del tejado se integran perfectamente con el entorno. Además, el jardín está pensado para los momentos de relax con hamacas para leer en plena naturaleza.

Una vez dentro de la casa, las zonas comunes están presididas por grandes sillones y butacones de estampados florales y telas con mucha presencia, como el terciopelo. Las paredes de piedra conviven con muebles de diseño barroco como el armario con motivos dorados, que dan un toque muy especial a toda la decoración. En lo referente a los detalles se busca la simplicidad para crear ambientes amplios y relajantes.

Las grandes lámparas de forja son una constante en toda la decoración. En la zona del comedor, integrada en la cocina, vemos una chimenea de mármol que aporta lujo y distinción a toda la estancia. Aquí los objetos de cobre o metal, típicos de las casas rurales, hacen la labor de centro de mesa. El conjunto está lleno de armonía y nos transporta a la magia de los fogones antiguos.

Si subimos a los  dormitorios observamos el protagonismo de la madera, presente tanto en los suelos como en las vigas del techo. La ropa de cama en colores claros y la alegría de las tonalidades elegidas para las paredes hacen que las habitaciones se llenen de luz. Las escaleras acaban de aportar el toque diferente a la decoración de esta parte del caserón.

Para más información:

Casa el Jabalí Rosa
Tel. 923 432 200
Email: hola@eljabalirosa.com

Fuente: este post proviene de Blog de Esther Ruiz, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos