Cocina fácil con Parmelia Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Lovecraft, Howard Phillips

Lovecraft, Howard Phillips

Lovecraft es un escritor de novelas y relatos tanto de terror como de ciencia ficción, es considerado el innovador de los cuentos de terror, creando su propia mitología (Los mitos de Cthulhu), la desarrolla junto con otros autores, encontrándose aún vigente. Toda su obra es considerada un clásico de terror sobrenatural.

Su vida:

Howard Phillips Lovecraft nace el 20 de agosto de 1890, en la gran casa familiar situada en el nº 454 de Angell Street, en Providence, capital del estado de Rhode Island; la casa fue derribada en 1961. Se le conoce como H.P.Lovecraft. Siendo un escritor de novelas y relatos tanto de terror como de ciencia ficción, es considerado como el innovador de los cuentos de terror, creando su propia mitología (los mitos de Cthulhu), la desarrolla junto con otros autores, encontrándose aún vigente. Toda su obra es considerada como un clásico de terror sobrenatural (satanismo y fantasmas), a la que incorpora elementos de ciencia ficción (viajes a través del tiempo y alienígenas). También cultiva la poesía, el ensayo y la literatura epistolar. También escribió bajo varios seudónimos, Lewis Theobold, Humphrey Littlewit, Ward Phillips y Edward Softly.

Lovecraft fue el único hijo de Winfield Scott Lovecraft (1853-1898) y de Sarah Susan Phillips (1857-1921). Aunque para ambos era su primer matrimonio, los dos ya habían superado los 30 años cuando firmaron el enlace. Tenía unos distinguidos antepasados: por su madre, los Phillips, se remontaban casi hasta el «Mayflower», cuando llegada George Phillips a Massachusetts en 1630. Una vez que fue a ver alguna de las posesiones de sus antepasados en el estado de Rhode Island, se los recordaba con cariño y respeto; por parte de su padre, y Lovecraft llegó a rastrear su apellido hasta el siglo XV.

Cuando era pequeño le gustaba estar en lugares extraños y apartados para así dar rienda suelta a su gran imaginación (cuevas, arboledas alejadas, etc.), hacía recreaciones de sucesos históricos o se quedaba abstraído observando detalles pequeños, que para los demás pasaban desapercibidos, pero que para él le resultaban fascinantes. Se cree que uno de los motivos por lo que le gustaba tanto hacer esto era para así evitar las ataduras que le había impuesto su madre, ya que le decía que no debía mezclarse con otros niños que no perteneciesen a su clase social o asegurándole “lo feo que era y que nunca en la vida llegaría a nada”.

Cuando contaba casi con tres años, su padre sufrió una gran crisis nerviosa y le ingresan en el Butler Hospital, Centro Psiquiátrico de Providence, incapacitándole por unos trastornos neurológicos. A los cinco años de encontrarse ingresado su padre muere, era el 19 de julio de 1898, el diagnóstico fue una fase terminal de la neurosífilis. Por este motivo su educación recae tanto sobre su madre como sobre su familia materna ya que vivían todos juntos en la gran casa familiar.

Es considerado un niño prodigio, a los dos años recitaba poesía, cuando contaba tres años ya leía y sobre los seis o siete años ya escribía. Tanto le gustaba leer el género policiaco, que cuando tenía trece años forma la «Agencia de detectives de Providence», con quince años escribe su primer relato La bestia en la cueva, a los dieciséis años escribió una columna de astronomía para el Providence Tribune.

Gracias a su abuelo materno, logra que la lectura sea una de sus grandes aficiones, pasándose las horas en la gran biblioteca que poseía su abuelo, en la que descubre, gracias a la Ilíada, el paganismo grecolatino y Las mil y una noches, aunque solo contaba con cinco años cuando se declara ateo, esto lo mantuvo hasta su muerte. Por este motivo logra desarrollar su gran imaginación, haciendo que haya mucha diferencia con los demás niños de su misma edad. Cuando los niños querían jugar a los típicos juegos infantiles, él prefería jugar a juegos más imaginativos como la representación de históricas.

Por motivos de salud y por su falta de constancia, no va al colegio hasta contar ocho años, teniendo que dejarlo después de un año. Durante el tiempo que no fue al colegio, adquiere conocimientos de química y astronomía, llegando a escribir como aficionado en algunas revistas científicas. Publicó varias revistas, comenzando en 1899 con La Gaceta Científica, después de cuatro años regresa a la escuela pública Hope Street, donde cursó dos años y medio en la educación secundaria, hasta que abandonó definitivamente los estudios.

A los catorce años, su abuelo materno falleció, y esto le afectó muchísimo. Por las malas gestiones del patrimonio familiar se tuvieron que cambiar de casa, se mudaron al nº 598 (hoy un dúplex en 598-600) de Angell Street. Tanto por el fallecimiento de su abuelo como por la pérdida de la casa familiar, Lovecraft estuvo durante un tiempo pensando en suicidarse. El día de su graduación sufrió un ataque de nervios y no recibió su diploma. Se cree que la causa fue que no dominaba las matemáticas, asignatura que precisaba para ser astrónomo profesional. Este fracaso para él fue una gran desilusión y una gran vergüenza hasta su muerte.

Entre 1908 y 1913, aunque escribe algún relato de ficción, se centra más en escribir poesía, apenas tenía contacto con nadie, a excepción de su madre y sus tías. En 1914 llama la atención de Edward F. Daas, presidente de la United Amateur Press Association (UAPA), que invitó a Lovecraft a unirse a ellos, ya que había tenido un rifi-rafe con Fred Jackson dando su opinión sobre las historias de amor que escribía en una columna de opinión. Al pertenecer a la U.A.P.A. sale de su reclusión voluntaria para escribir nuevos poemas y ensayos, un tiempo después se convierte en su presidente, incluso llega a ser presidente de la N.A.P.A. que era rival de la U.A.P.A.

En 1917, bajo la insistencia de algunos amigos, vuelve a escribir historias de ficción como La tumba y Dagon, es su primer trabajo como profesional, apareciendo en Weird Tales en 1923.

En esa fecha, empieza a tener sus grandes admiradores y también a sus amigos, encontrándose entre ellos Robert Bloch, Clark Ashton Smith y Robert E. Howard (creador de Conan el Bárbaro). Por la gran cantidad de cartas que remitía a sus amigos, lo convierten en uno de los más prolíficos del género epistolar, escribió alrededor de cien mil cartas en el transcurso de su vida.

La muerte de su madre en 1921, le supuso una gran conmoción, ya que falleció después de una larga enfermedad. La causa de la muerte de su madre fue un mal post-operatorio después de que la operaran de vesícula biliar. Lovecraft contaba 31 años de edad. Se cree que la causante de todas las rarezas y extravagancias de Lovecraft fue el comportamiento de su madre. Se cree que la frustración de su madre, Sarah (puritana y socialmente venida a menos), después de que se muriera su padre, Winfield, hace que le sobreproteja excesivamente, de ese modo desarrolla unas características comunes en estos comportamientos, condicionando su conducta hasta su muerte, destacando entre otros aspectos, la relación con su pequeño círculo de social que le ofrecía más seguridad a uno más amplio que no podía controlar debido a todas las carencias que tuvo tanto en su infancia como en su adolescencia.

La muerte de su madre en 1921 y el agotamiento de lo poco que quedaba de la riqueza familiar lo llevaron a abandonar la idea de llevar una vida ociosa dedicada a la escritura, obligándolo a trabajar en pequeños encargos, que en la mayoría de las situaciones consistirían en retocar escritos de otros autores menos dotados para la escritura que él. Gracias a este tipo de trabajos conoció a muchos de los que después formarían el llamado Círculo de Lovecraft, entre ellos Robert E. Howard, Clark Ashton Smith, Robert Bloch, Frank Belknap Long, August Derleth, etc. Lovecraft representaba para todos ellos una gran diferencia entre su personalidad y las cartas que remitía y su forma de ser en persona. Definiéndolo como entusiasta y generoso, creativo, prodigio de inteligencia y racista.

Cuando Lovecraft acudió a una convención en Boston de escritores aficionados, conoce a Sonia H. Greene, hija de inmigrantes judíos, mayor que él y viuda. Se casan en 1924, yéndose a vivir a Brooklyn (Nueva York); sus tías maternas, de costumbres tradicionales, no ven con buenos ojos esta boda, por todo lo que rodeaba y representaba Sonia. Al principio Lovecraft quedó deslumbrado con Nueva York, pero pronto tuvieron dificultades económicas. Sonia perdió la tienda que tenía y Lovecraft no encontraba trabajo, su mujer se va a vivir a Cleveland al encontrar trabajo allí, pero Lovecraft se queda en Brooklyn, comenzando a sentir odio por la vida neoyorquina. Ante la imposibilidad de encontrar trabajo en una ciudad donde la mayoría eran inmigrantes y el gran conflicto sobre sí mismo, de ser un privilegiado caballero anglosajón, por lo que su racismo le paralizó hasta el miedo.

En 1926, Sonia y Lovecraft acuerdan divorciarse amigablemente, Lovecraft alegó “las grandes divergencias entre ambos y los problemas económicos”, aunque nunca se llevó a cabo.

Y el 17 de abril de 1927 vuelve a Providence, viviendo con sus tías en una «espaciosa y marrón casa de madera victoriana» en la calle Barnes nº 10 (la dirección del Dr. Willett en El caso de Charles Dexter Ward) hasta 1933. Allí se siente frustrado y solo, dando paseos nocturnos, creando unos miedos invisibles de los que nunca podrá recuperarse, pero a la vez contribuyen a su máximo esplendor literario. En esos años escribió la gran mayoría de sus conocidas obras, como La llamada de Cthulhu en 1926, En las montañas de la locura en 1931 o El caso de Charles Dexter Ward, publicadas en la revista Weird Tales.

A sus viejos amigos añadió otros muchos escritores jóvenes, manteniendo correspondencia con todos ellos, como D. W. Rimmel, R. H. Barlow o Robert Bloch, Mostró preocupación con las condiciones políticas y económicas del país, y en la Gran Depresión, mostró su apoyo a Roosevelt, convirtiéndose en socialista moderado, pero continúa estudiando una gran variedad de temas, desde filosofía a literatura o historia de la arquitectura.

A pesar del duro trabajo y de sus esfuerzos como escritor, la pobreza en la que vivía sus últimos años aumentó. En 1932 su querida tía, la señora Clark, murió, y se vio obligado a cambiarse a una pequeña habitación de alquiler con su otra tía, la señora Gamwell, era 1933. Además, su íntimo amigo Robert E. Howard, se suicidó el 11 de junio de 1936, dejándolo desconcertado y profundamente apenado, aunque nunca le llegó a conocer.

Sus últimas obras se fueron incrementando en complejidad y longitud, lo que le dificultaba su venta pues las revistas rechazaban los textos largos, haciendo que tuviera que trabajar de revisor y corrector para otros autores, como en El diario de Alonzo Typer (1938), The Mound (1940) y Winged Death (1940), y también en poesía y otros estilos literarios.

Su naturaleza y una desnutrición continuada minaron su salud durante los últimos años de su vida. La sensibilidad que tenía hacia cualquier temperatura inferior a los 20° durante este tiempo creció de tal modo que en temperaturas inferiores se sentía verdaderamente enfermo. Durante su último año de vida, sus cartas estaban llenas de quejas por sus dolencias y malestares. A finales de febrero de 1937, con tan solo 46 años, tiene que ingresar en el hospital Jane Brown Memorial (Providence). Muriendo en la madrugada del 15 de marzo de 1937, el diagnóstico de la muerte fue de cáncer intestinal complicado con una grave insuficiencia renal.

H. P. Lovecraft.

Lovecraft,-epitafio
Epitafio de Lovecraft.

A los tres días se le enterró en el panteón familiar que tenía su abuelo en el cementerio de Swan Point, ninguna lápida dentro del panteón señala su tumba, algunos años después, un grupo de admiradores le ponen una lápida con el epitafio Yo soy Providence, que la escribió el propio autor en una carta para uno de sus miles de admiradores.

El escritor Stephen King afirma que Lovecraft es el príncipe oscuro y barroco de la historia del horror del siglo XX. Para S. T. Joshi (biógrafo de Lovecraft): no era un extraño en este siglo, como afirma de sí mismo el protagonista de su cuento El Extraño”.

Si nos paramos a estudiar sus historias, podremos encontrarnos con el descubrimiento de Plutón (El que susurra en la oscuridad, de 1930), o la debatida suposición de la deriva continental (En las montañas de la locura, de 1931). Si estudiamos minuciosamente en la ficción más tardía, nos toparemos bastantes veces con Albert Einstein, Max Planck y Werner Heisenberg, y también las alusiones sobre el futuro desarrollo estético, político y económico de la humanidad, que se pueden apreciar en la vida alienígena que aparece en El Túmulo (1929-1930; publicado en 1940 como obra de Zealia Bishop), En las montañas de la locura (1931; publicado en 1932) y En la noche de los tiempos (1935; publicado en 1936). Según Joyce Carol Oates, Lovecraft, es como ocurre con Poe desde el siglo XIX, ejerce una influencia incalculable sobre sucesivas generaciones de escritores de ficción terrorífica.

El nombre de Lovecraft es equivalente de ficción de terror, particularmente los Mitos de Cthulhu, influyen desde los años 60 a todos los escritores de ficción pudiendo encontrar elementos de él en sus novelas; también en películas, música, videojuegos, cómics y dibujos animados. Un ejemplo es que los villanos de Gotham City en Batman son encarcelados en el Asilo Arkham (se lo inventó Lovecraft). Muchos escritores contemporáneos de terror, como Stephen King, Bentley Little o Joe R. Lansdale, entre otros, han citado a Lovecraft como una de sus más importantes influencias.

Sóolo era conocido dentro del círculo del tipo de su literatura, también mantenía asiduamente correspondencia con otros escritores contemporáneos, como Clark Ashton Smith y August Derleth, que llegaron a convertirse en buenos amigos suyos, incluso sin haberse conocido nunca. Este grupo de escritores se conocía como el Círculo de Lovecraft, ya que utilizaban elementos de las historias de Lovecraft (libros misteriosos con nombres inquietantes, panteones de dioses extraterrestres, como Cthulhu y Azathoth, y lugares como Miskatonic y Arkham) para utilizarlos en sus propias historias, con el beneplácito de Lovecraft; en otras ocasiones con su ayuda, y algunas veces solía extralimitarse de la función de un editor para reescribir los relatos. Fueron los esfuerzos del “Círculo de Lovecraft” (particularmente August Derleth) tras la muerte del autor, los que evitaron que tanto el nombre como las historias de Lovecraft desaparecieran completamente, contribuyendo a su leyenda. August Derleth fue, probablemente, el más productivo de todos ellos, ya que amplió y extendió la visión de Lovecraft. Los seguidores de Lovecraft se preguntan si hubiera aprobado Lovecraft las extensiones de Derleth. Se sabe que el escritor era muy permisivo sobre estos temas, por lo que seguramente lo hubiera aprobado, pero él no lo habría utilizado para sus historias.

La Llamada de Cthulhu.

División de su obra:

Su trabajo lo dividen sus seguidores en tres etapas bien diferenciadas ya que están marcadas por sus autores preferidos; pero Lovecraft escribió alguna vez: Existen mis obras poeanas y mis obras dunsanianas, pero ¿dónde están mis obras lovecraftianas?.

Etapa gótica (1905 – 1920), en la que se ha inspirado por Edgar Allan Poe. Escribe cuentos con los elementos típicos del horror: siempre es de noche, páramos, castillos antiguos, etc. Destacando The beast in the cave (1905) y The outsider.

Etapa onírica (1920 – 1927), influida por Lord Dunsany. Sus historias transcurren ahora en las fantásticas Tierras del Sueño, describien con gran detalle los paisajes de ensueño visitados. Crea junto a su amigo y corresponsal Clark Ashton Smith (1893-1961), relatos ambientados en mundos antiguos y mágicos, cercanos a la cultura y las leyendas mediterráneas, frente a la que reinventaba las mitologías y cuentos nórdicos, cuyo máximo representante sería J. R. R. Tolkien (1892-1973): The cats of Ulthar (1920), The Silver Key (1926) o, su cumbre, The dream-quest of unknown Kadath (1926-1927).

Mitos de Cthulhu (1927 – 1937), en que se nota la influencia de Arthur Machen, en los relatos de esta época desarrolla sus mitos imaginarios alrededor de los dioses primigenios y describiendo todas las criaturas que acechan a la Tierra. Destacan The call of Cthulhu (1926), The Dunwich horror (1928) y The shadow over Innsmouth (1931), entre otros.

Algunos críticos no ven la diferencia entre el Ciclo del Sueño y los Mitos de Cthulhu, ya que utiliza de forma recurrente el Necronomicón y los subsiguientes dioses. La explicación que da sobre este tema es que el Ciclo Del Sueño pertenecería a un género fantástico y Los Mitos pertenecerían a la ciencia ficción.

Todas las pesadillas que tenía le sirvieron para inspirar su trabajo de ese modo se puede explicar mejor su trabajo, llegando de este modo a apreciar el trabajo de Poe, el que influyó en sus primeras historias. También cuando descubre las historias de Edward Plunkett y de Lord Dunsany, elevan su nivel a unas fantasías que solo tienen lugar dentro de nuestros sueños. Se cree que la influencia de Arthur Machen y sus cuentos sobre misticismos y ciencias ocultas ayudan a inspirar a Lovecraft a ser él mismo a partir de 1923. También tuvo una influencia muy grande los avances científicos como la física, astronomía, biología, etc. en los que llevan a las personas a ser cosas insignificantes dentro del cosmos, esto crea el movimiento denominado cosmicismo.

Los Mitos de Cthulhu constituyen un mausoleo de dioses alienígenas y pánicos que se sustentan de la humanidad.

Se dice que con sus historias creó la mayor influencia en el género del horror: El Necronomicón se cree que Lovecraft se basó en mitos pre-existentes y en creencias ocultistas. Se han hecho a lo largo de los años ediciones apócrifas de este libro. Usó frecuentemente tanto vocabulario como ortografía por esa época en desuso, utilizado escritura incongruente en muchos casos.

Temas de su obra:

En las historias de Lovecraft tiene varios temas recurrentes como:

Conocimiento prohibido: Los protagonistas siempre son llevados a la «unión de conocimientos», y comenzando muchas de sus historias de esa manera. Cuando eso ocurre, la mente del protagonista queda destruida por la grandiosidad de lo que ha descubierto incapaz de asimilar el conocimiento descubierto, llevando a veces a la locura. Todos los que intentan usarle, están condenados, atrayendo la atención de seres malvados por su trabajo o destruidos por monstruos de su creación.

Influencias extraterrestres en la humanidad: Los seres de los Mitos casi siempre usan humanos, Cthulhu, es venerado bajo distintos nombres alrededor del mundo, como los esquimales o los practicantes de Vudú.

A los idólatras los usa como hilo conductor de la historia. La mayoría de los seres de Los Mitos son inmensamente poderosos y los humanos nos los pueden derrotar, cuando se los conoce personalmente, casi siempre se termina uno volviendo loco. Los idólatras le brinda la información que necesita saber sobre los dioses, y de esta manera poder ganarlos. Lovecraft, imaginó seres salvajes cercanos a la Tierra, es decir, cercanos a Cthulhu.

Culpa hereditaria: Lovecraft tiene la idea de que los descendientes de una línea sanguínea nunca podrán escapar a los crímenes cometidos por sus antepasados. Ellos pueden estar lejos de la persona que cometió el crimen en tiempo, espacio y culpabilidad, pero la línea sanguínea lo relevará todo (El alquimista, La sombra sobre Innsmouth y El caso de Charles Dexter Ward, entre otros). También considera un crimen atroz es el canibalismo (El grabado en la casa y Las ratas en las paredes).

Imposibilidad de escapar del destino: Casi siempre para Lovecraft el protagonista no controla su vida y no puede cambiarla. Lo que hace que no puedan escapar del peligro, aunque nunca les da la oportunidad de poder hacerlo o son sometidos por una entidad externa, como en El color que cayó del cielo. Frecuentemente se encuentran bajo el influjo de algún ser malévolo u otros seres. Aunque el huir o suicidarse no hace que podamos escapar (El intruso, El caso de Charles Dexter Ward, etc.), algunas veces este destino es para todo el mundo sin posibilidad de salvación (En la noche de los tiempos, La sombra sobre Innsmouth). En relatos como Los sueños en la casa de la bruja, Lovecraft apunta a la imposibilidad del triunfo de los conocimientos populares y científicos (las leyendas y la ciencia) frente al miedo de lo desconocido.

La civilización amenazada: Lovecraft juega con la idea de la lucha contra elementos salvajes y prehistóricos. Algunas veces la lucha es individual, pero los luchadores poseen una gran cultura, pero se corrompen por una influencia maligna. En ellas son normalmente hereditarias las maldiciones, por cruzarse con seres inhumanos (Hechos tocantes al difunto Arthur Jermyn y su familia en 1920, La sombra sobre Innsmouth en 1931) o por cierta influencia mágica (El caso de Charles Dexter Ward). Este tema podría representar la inquietud de Lovecraft por la historia familiar, especialmente por la forma de morir de su padre debido a lo que Lovecraft sospecha que fue a causa de la sífilis.

Pero también hay otras historias en las cuales los humanos nos vemos amenazados por una amenaza externa, llevándonos a la destrucción por la guerra (Polaris).

Racismo: Toda la obra de Lovecraft se rige por los mismos patrones, todos los civilizados, inteligentes, virtuosos, etc. siempre eran de raza blanca, en cambio todos los villanos, los impuros, etc. Siempre eran de raza de piel oscura. En su poesía es dónde podemos encontrar su racismo al máximo, New England Fallen y On the creation of Niggers, de 1912; pero en esta última refleja claramente sus perjuicios sobre la raza negra.

En La llamada de Cthulhu, nos describe a un grupo de adoradores de Cthulhu como: Examinados en el cuartel de la policía, (…) los prisioneros resultaron ser mestizos de muy baja ralea, y mentalmente débiles. (…) había algunos negros y mulatos, (…) islas de Cabo Verde, que daban un cierto matiz vudú a aquel culto heterogéneo (…) degradados e ignorantes, los prisioneros se mantuvieron fieles, con sorprendente consistencia, a la idea central de su aborrecible culto.

En su correspondencia también dejó claro su racismo. En Herbert West: Reanimador, Lovecraft describe de esta forma a una persona afroamericana que acaba de morir: Era un ser repugnante, con pinta de gorila, unos brazos anormalmente largos (…) una cara que irremediablemente hacía pensar en los secretos insondables del Congo y las llamadas de tam-tam (…), el cuerpo debió tener peor aspecto en vida, pero el mundo contiene mucha fealdad.

También se repiten las descripciones racistas de Lovecraf en El horror en Red Hook, El lazo de Medusa que escribió para Zealia Bishop, El caso de Charles Dexter Ward, entre otras.

Los narradores que utiliza en La calle, Herbert West: Reanimador, Él, La llamada de Cthulhu, La sombra sobre Innsmouth, El Horror en Red Hook, entre otras, expresan sentimientos de animadversión hacia la raza judía, aunque su mujer, Sonia Greene, era de descendencia semita, después de su divorcio, comentó que siempre le recordaba que: Siempre que nos encontrábamos en las calles de Nueva York, abarrotadas de personas de distintas nacionalidades y credos Howard venía lívido de la rabia. Parecía que iba a perder la cabeza.

Hubo un movimiento durante la década de 1920, que dio como resultado una severa restricción a la inmigración, destacando la Ley de Inmigración de 1924, que según los expertos ante el Congreso de Estados Unidos la inmigración era una amenaza sobre todo si eran personas de baja cultura del este y del sur de Europa.

Este racismo manifiesto ha sido continuamente estudiado e interpretado, una de estas interpretaciones es la que hace S. T. Joshi, uno de los primeros en estudiar a Lovecraft, dice que: no hay ninguna negación del racismo, ni puede ser interpretada simplemente como típico de su época, ya que parece que Lovecraft expresó sus opiniones …. Es también absurdo negar que el racismo entra en su ficción. Michel Houellebecq defiende que «el odio racial» proporcionaba la fuerza y la inspiración emocional para muchas de las mejores obras de Lovecraft.

Las mujeres: El trato que da en su obra a las mujeres es casi nulo, haciéndolas crueles, intolerantes y ariscas. Las pocas mujeres que aparecen en sus obras (Asenath White era un hechicero que había poseído el cuerpo de una inocente chica) en La cosa en el umbral y Lavinia Whateley en El horror de Dunwich, son sirvientas del mal.

El amor aparece también de forma esporádica en sus obras, apareciendo solamente de forma platónica, El árbol, Cenizas. Haciendo que la sexualidad entre sus personajes sea siempre negativa, si se lleva a cabo, siempre nacen seres subhumanos, El horror de Dunwich. Negando la sexualidad humana en general no expresamente la femenina. En una carta remitida por Lovecraft a una de sus amigas escritoras y poetisas que: la discriminación en contra de la mujer es una superstición oriental, de la cual los arios deberían liberarse.

Riesgos de la ciencia: Cuando por fin llega el siglo XX, la confianza y la dependencia aumentan considerablemente y se abren nuevos horizontes a la vez que proporcionan materiales para poder comprender muchísimo mejor la sociedad en que vivimos. Lovecraft se aprovecha de los vacíos y las lagunas propias del desconocimiento del universo, esto lo utiliza para crear en historias terroríficas, todo lo anterior lo podemos observar en El color allende el espacio, en la que los científicos no encuentran el modo de comprender un meteorito.

En una carta que escribe a James F. Morton en 1923, Lovecraft opina sobre la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein diciendo que es como un lanzamiento del mundo al caos y haciendo del cosmos una broma. Lovecraft se dio cuenta de su gran potencial alternativo y de sus tenebrosos resultados.

Relatos Completos I.

La Llamada de Cthulhu.

Estilo:

El estilo de Lovecraft es muy característico e inconfundible, pero no era lo que se dice un “estilista”; se limitaba a conseguir un tono siempre serio y solemne. Comparado, por ejemplo, con otro maestro del género de terror, Montague R. James, carece de ironía, su cultura se muestra impostada y crea atmósferas desde el principio, no como M. R. James, quien las va levantando poco a poco acumulando contrastes y sutilezas hasta el desastre final. Sin embargo, y, por el contrario, es el rey del tono; usa demasiados adjetivos y palabras polisílabas y un tempo narrativo lento y moroso que logra distanciar a un lector acostumbrado a lecturas más rápidas y directas, menos oscilantes y sinuosas, y lo instala en otra órbita en la que se siente perdido. Además, repite machaconamente ciertas palabras que van predisponiendo poco a poco la sensibilidad del lector en el nivel que le interesa (“atávico”, “numinoso”, “inmemorial”, “arcano”…).

Como suele narrar desde el punto de vista de un erudito, usa un inglés arcaico y avejentado que le sirve para conferir una falsa autoridad polvorienta y la pátina del tiempo a lo que narra, inventándose una bibliografía ficticia de grimorios en latín, árabe o hebreo (el Necronomicón de Abdul Alhazred, De Vermis Mysteriis, el Liber Ivonis aportación de su discípulo Robert Bloch, el Cultes de Goules del Conde D’Erlette etc.). También le ayuda a desorientar y desenfocar el juicio del lector el empleo de la primera persona, que funde lector y protagonista, pero con la argucia de que este último suele ser un solitario sin vida ordinaria ni necesidades sociales ni placeres confesos, ensimismado y cercano al suicidio y la locura, haciendo que asimile su psicología atormentada y acrecentando su miedo. Describe todo con prolijidad… pero nunca, salvo al final de su carrera -y quizá por la reescritura de su testaferro August Derleth- al monstruo, al que deja obrando en un plano abstracto mucho más ominoso. Gusta de esparcir sensaciones vagas e indefinibles que propenden a crear ilusiones de inseguridad y trascendencia, desordenando la realidad espacio-temporal. Su escritura tiende a una especie de religiosidad ritual de ecos paganos pero arreligiosa, pues el autor era ateo: Lovecraft excluye conscientemente la religión, que podría ofrecer algún consuelo ante el horror inevitable.

Las Montañas de la locura.



Obra, filmografía y adaptaciones:

Influencia

A partir de los años 60, la obra de Lovecraft, aparte de gozar de adaptaciones más o menos fidedignas al cómic, inspiraría obras originales. Es el caso de Lone Sloane (1966) de la que su autor, Philippe Druillet, diría: Es muy lovecraftiano, (…) los humanos en su obra siempre pierden mientras que Lone Sloane gana siempre (…) es pasivo, pero es él el que conduce el juego.

También el mundo de la música ha sido también muy influido por Lovecraft. Grupos de metal extremo (géneros como el black metal, death metal, etc.) porque algunas de sus letras contienen pasajes de alguna de las obras del autor, así como tratan también la mitología lovecraftiana, grupos como: Morbid Angel, Internal Suffering, Azathoth, Mercyful Fate, Metallica, Draconian, Cradle of Filth, Tiamat y Iron Maiden, entre otros.

Si quieres conocer con más detalle las obras de Lovecraf, así como la persona que colaboró con él, pincha aquí; también puedes informarte de todas las adaptaciones cinematográficas, vídeojuegos, etc. basados en su obra pinchando aquí.

Último descubrimiento:

Cerca de que se cumpla el 70º aniversario de su muerte, se acaba de descubrir un manuscrito compuesto de 31 páginas, El cáncer de la superstición, ha sido encontrado en el fondo de un baúl de una tienda muy antigua de magia en Chicago, aunque hay muchas hipótesis la que más fuerza ha cobrado es que es de Lovecraft.

La explicación es simple, ya que, durante los años 20, el gran mago Harry Houdini se puso en contacto con el escritor de Providence para hacerle un encargo, era un libro que el propio Houdini supervisaría y el tema a tratar sería la superstición, por lo tanto, sería el único manuscrito escrito entre H.P. Lovecraft y Harry Houdini.

Dicho manuscrito se va a subastar el próximo 9 de abril, las cifras que se barajan oscilan entre los 25.000 y 40.000 dólares; la casa de subastas que se encargará es Potter & Potter Auctions, que son especialista en objetos antiguos como carteles vintage, juegos de naipes clásicos, incluso instrumentos relacionados con la magia, etc. Ellos han sido los encargados de analizar y estudiar dicho manuscrito.

Agradecimientos:www.theapricity.com, El Club Diógenes Valdemar, www.pentagramario.com, Actualidad Literaria, Edaf, Editorial Terramar, cuadrivio.net, Wikipedia.

La entrada Lovecraft, Howard Phillips aparece primero en La mansión de las ideas.

Fuente: este post proviene de Cocina fácil con Parmelia, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general casas de domingo la buscadora de casas

Mitología en casa

La mitología es para siempre. Al menos mientras sigamos formando parte de su mundo. En algunas casas, como la de hoy, los dioses vigilan todo lo que se hace. La Caja de Pandora guarda más esperanza que nunca, la manzana de la discordia no provoca ninguna guerra y la flor más bella del mundo sigue siendo Narciso. En el Olimpo, todavía hay mucha vida. Y también en esta casa, de arquitectura helenís ...

general mobiliario de diseño sofas

MANÁ UN SOFA LIGERO E INNOVADOR

Os quiero presentar un nuevo sofá que sale al mercado, su nombre es Maná y es una colección actual, innovadora, diferente, fresca, cómoda ... Maná es el sofá ideal para gente practica que no quiere renunciar al diseño. Tiene unos cuantas cualidades que las diferencia al resto, la primera es su ligereza, permite moverlo con facilidad para limpia. La segunda es la practicidad de su estética sin co ...

general decoración estilo clasico ...

Un salón muy chic. Relatos de la provenza

La verdad es que yo soy una romántica sin excepción. Me gustan los detalles, que me sorprendan y sobre todo esos inspiradores espacios que plagados de textiles y muebles de época, confieren un salón muy chic. Como si de un autentico relato de la provenza, esos espacios que rezuman delicadeza y feminidad y que plagados de decapados, molduras y tonos suaves, nos trasladan a un espacio afrancesado y ...

general electrónica halloween ...

Canciones de terror para Halloween

Calabazas con temibles facciones, las mejores películas de miedo ¡y excelentes canciones de terror! Esto es lo que te proponemos para disfrutar al máximo de la noche de Halloween. Por este motivo, te ofrecemos una selección de canciones de terror que ambientarán tu hogar durante la víspera en la que los muertos vuelven a la vida para atemorizarnos. El Exorcista ? Mike Oldfield La banda sonora de l ...

Uncategorized Decoración design ...

Mid Century Modern, el estilo de decoración que triunfa en Instagram

Quizá por el nombre no te suene, pero si te mostramos alguna foto enseguida sabrás de qué estilo de decoración te estamos hablando. El Mid Century Modern tuvo su auge a mediados del siglo XX pero no podemos negar que sigue completamente vigente en la actualidad. El término fue utilizado a mitad de los años 50 del siglo pasado y fue reafirmado por Cara Greenberg en 1983 en su libro: “Mid-Cent ...

Bodas & Fiestas DIY Decoinspiraciones ...

Cómo decorar tu casa para Halloween

Hace unos días salí de tiendas en busca de unos detalles para ambientar nuestra casa para el otoño. Buscaba unas calabazas blancas para poder decorar y personalizar. Pero lo único que encontré fueron un sinfín de detalles terroríficos (en todos los sentidos). Es por eso que hoy quiero inspirarte en cómo decorar tu casa para Halloween. Es verdad, la temática de Halloween es el miedo y el terror. Pe ...

revistadyd.com dyd.com.ar casas con vida

Honrar a los ancestros

Texto: Sol Dellepiane A. Fotos: Arq. Daniela Mac Adden Producción: Virginia Braun Si todas las casas encierran historias, ésta guarda, por lo menos, dos. Una es la técnica, la arquitectónica. La otra es la sentimental y familiar. En las mejores novelas los relatos particulares abandonan su hilo para intersectarse y enriquecerse. De la misma manera, planta, obra, dueños, arquitectos, objetos hereda ...

Cocinas abiertas Cocinas blancas Cocinas con isla

Del frío blanco a la cálida madera: asimetría en movimiento

Esta hermosa cocina es un estímulo para la imaginación por su diseño innovador y una decidida actitud modernista, basada en la combinación del frío blanco y la cálida madera dentro de una asimetría que parece estar en contínuo movimiento. Cada punto de vista ofrece una sensación única por las vigas de madera diagonales que conforman el techo y que descienden hacia el comedor, conectando suavement ...

Estilo ecléctico DIY gallery

Upcycling o el arte de reutilizar

Imagen película Desayuno con diamantes Aunque el término "Upcycling" ya se había acuñado unos años antes, la idea apareció por primera vez en 2003 en el libro "Cradle to Cradle, Remaking the Way We Make Things" (De la cuna a la cuna, rediseñando la forma en que hacemos las cosas). Sus autores consideran que ningún bien de consumo debería crearse si al final de su vida útil se c ...

HABITACIONES INFANTILES IDEAS DECO Juguetes ...

Un espacio de juego Montessori con detalles ocres y amarillos

En Deco&Kids somos muy fans del método Montessori, por eso muchos de los juguetes y otras propuestas de nuestra tienda online se inspiran en esta corriente tan en auge hoy en día, pero vigente desde 1909. Príncipios básicos método Montessori Ya hemos hablado otras veces de la decoración al estilo Montessori, con el post de El paraíso Montessori de la pequeña Jana y el de Aventura Montessori en t ...