Blog de Esther Ruiz Idea guardada 1 veces
La valoración media de 2 personas es: Excelente

Una casa de piedra

Una casa con rincones inolvidables

Las construcciones rurales desprenden un estilo inconfundible. Esta casona situada en pleno monte asturiano es un auténtico deleite para nuestros fatigados sentidos urbanos. Todo lo que rodea este singular enclave emana directamente de la naturaleza. Desde la casa se puede divisar un valle rodeado de robles, castaños, abedules, fresnos, avellanos y acebos cercanos al río Agüeira.

 

La colosal 'Casona del bosque de Pumares' invita al descanso y al abandono de las obligaciones para regalarnos un estado de paz incomparable. En la actualidad, además de las nueve habitaciones dobles, una de ellas con salón y tres abuhardilladas, cada una singular en su forma y decoración, cuenta con zonas comunes donde la decoración y la tradición se aúnan para el deleite y descanso del huésped.

 

La estética parece haber detenido el tiempo en la época de los artesanos y los orfebres. Continúa conociendo el interior de esta acogedora finca, donde se ha mantenido el aire campestre de antaño, pero se ha ganado en comodidades.

En esta zona de la casa estaba en sus orígenes el horno. En la actualidad se ha restaurado y limpiado. En él se ha colocado un jarrón y se ha apoyado la pala de madera de sacar el pan.

En un altillo se han colocado dos faroles de cobre. La luz indirecta se expande por la zona de paso parece venir de ellos. En el rincón se han colocado también varias piezas de piedra.

La recepción se sitúa entre la lareira y el acceso a las habitaciones. Una pequeña lámpara de polea ilumina la mesa en la que se ha tratado que el ordenador pase desapercibido.

Los catálogos y la información sobre la casa y los alrededores de Oscos se han colocado en este baúl antiguo. Tal y como sucede en el resto de la casa, los objetos adquieren una nueva función.

Se ha aprovechado esta esquina de la casa para crear un lugar destinado a la lectura. La vitrina hecha librería es la que nos da la pista. Al fondo se ha aprovechado un rinconcito para colocar el bar.

Siguiendo la estructura de la casa, se han respetado los vanos de la piedra. Se han aprovechado para colocar esculturas. Se mantienen las vigas y entrecruzadas con la piedra.

Algunas habitaciones cuentan con pequeñas salitas en su interior. En estas zonas predominan los motivos florales, en especial aquellos que recuerdan al campo, como los cuadros que decoran esta pared.

De la madera que forma el tejadillo se ha colgado un ramo de flores secas, tal y como ya hemos visto en otras partes de la casa. La techumbre con la madera original da calidez a la estancia.

El interior de las habitaciones de la parte superior se ve matizado por la luz que entra por los pequeños ventanucos. En esta ocasión, el color verde se combina con el mobiliario.

Las habitaciones de la grave;Casona del Bosque de Pumares´ siguen un mismo estilo. Sin embargo, cada una de ellas tiene algo que la hace especial. En la imagen observamos una decorada en tonos amarillos y con madera oscura.

Se ha escogido un color rosado para combinar con muebles de madera más clara. El estilo rústico mezclado con el gusto por la sencillez es la tónica general en las habitaciones.

Al restaurar la casa se mantuvieron también los agujeros en los que se colgaban las aceiteras que daban luz en las noches oscuras. En las distintas zonas de la casona, colgados de su lugar original, están estos farolillos.

Como podemos ver en cada estancia, las flores secas y la vegetación recogida en el bosque adornan por doquier. La lavanda cuelga de las paredes de la lareira para perfumarla.

Los objetos cotidianos de la vida diaria de antaño forman ahora parte de la decoración. Este es el motivo por el que este recipiente para hacer pequeños bollos de pan en el horno luce aquí.

Los cestos de paja en los que se recogían y portaban los alimentos del campo, como patatas o vegetales, ahora adornan con un ramillete de lavanda en cualquier esquina de la casa.

Otro comedero de animales se sitúa en la sala. Lo que antes sirvió para dar alimento, hoy se utiliza como soporte para unas ramas y flores recogidas en los bosques de Oscos.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado