comunidades

Cómo elegir el mueble del baño

Hoy en día hay más oferta de muebles de baño que nunca, y es que en la actualidad queremos que nuestro baño luzca igual de bonito que el resto de la casa y que, además, vaya en concordancia de colores y acabados con los muebles del hogar y sigan la misma línea de decoración.

Con tantas opciones, llega un momento en el que no sabemos por dónde empezar a la hora de elegir el mueble para el cuarto de baño. Y este mobiliario ha ido cogiendo mucho protagonismo en los hogares, convirtiendo a las distintas opciones en un auténtico laberinto.

Hay numerosas variables que debemos tener en cuenta:

Primero de todo, hay que ver si lo necesitamos fijado al suelo o suspendido. En los últimos años, de cada diez muebles de baño, nueve de ellos son suspendidos.
 

Suspendido o con patas


Los muebles de baño suspendidos son más ligeros y dan a nuestro baño un aire más minimalista y moderno.  Pueden ser tanto de dos cajones en horizontal, como uno debajo del otro, dos cajones y una puerta, puertas, etc.



Los muebles de baño modernos suspendidos hacen de nuestro cuarto de baño un espacio más grande y ligero. Son, por ello, ideales para baños pequeños. También facilitan la limpieza por debajo (limpiar con escoba o con un robot será de los más sencillo y rápido).

Los muebles de baño con patas, acostumbran a disponer de más capacidad. Normalmente, disponen de tres cajones, con lo que ganamos siempre un cajón de más. También son muy utilizados cuando las paredes son de pladur y no se recomienda suspender muebles por miedo a que no aguanten el peso.

Estos, al ser más altos, disponen de más presencia visual y tienen más protagonismo.
 

Distribución


Siempre es necesario preguntarnos qué vamos a poner en el mueble. Si vamos a poner cremas, cepillos, botes altos, toallas, papel higiénico... Los cajones extraíbles, nos facilitan ver lo que tenemos en el cajón y tenerlo ordenado y organizado. Con las cestitas u organizadores de cajón podemos disponer de nuestros enseres a la vista, lo que facilita siempre encontrar aquello que buscamos.

En el caso de que tengamos que poner papel higiénico, toallas o botes, siempre es recomendable tener una puerta lateral para este tipo de productos. También un práctico carro extraíble es ideal para guardar geles y botes de higiene.

Normalmente, lo más habitual es un mueble suspendido de dos cajones, pero también puede ser de un cajón solo, si es un baño pequeño o de cortesía y con lavabo, por lo que ya podemos almacenar suficiente.



También deberemos elegir si nos gusta más lavabo integrado o mueble con lavabo sobre encimera. El lavabo integrado, normalmente en cerámica o resina, deja la superficie completamente lisa, con lo que si además podemos desplazarlo a derecha o izquierda, dispondremos de un lateral libre para apoyar el secador, maquillarnos o lo que necesitemos. Hay quien encuentra en esta opción la alternativa más fácil de limpiar y práctica.

El lavabo de sobre encimera rebosa calidez y diseño por sí mismo.

¡Combinar un mueble de madera con lavabo de sobre encimera tipo bol y una grifería a pared o de caño alto, hacen que ese baño ya casi no necesite nada más!
 

Tirador o uñero


El tirador en cromo de siempre, en diferentes formas y tamaños, ha ido dando paso a los uñeros. Los uñeros son lo que van ganando terreno mejorando en diseño, en color e intentando ser cada vez menos visuales.

Uñeros hay de distintos tipos, pero los más habituales son los uñeros embutidos, que acostumbran a ser cromo en el centro del cajón, recto o con inglete metálico o sin metálico.





Con la tendencia de la grifería negra y mamparas de perfil negro, se han ido añadiendo los tiradores o uñeros en negro para ir en conjunto, con lo cual nos queda todo integrado y sin elementos metálicos, lo que resulta una muy buena solución.


 

Acabado


El acabado será el que mande en el mueble, el que nos dirá la personalidad del mismo y, en extensión, del baño. 

Los acabados en maderas van cogiendo cada día más mercado. Los laminados completamente realistas y con vetas realmente preciosas hacen que vayan ganando mucho terreno al clásico blanco. Además, en numerosas ocasiones, su precio es inferior a una laca, por lo que además de bonito es más asequible que otros acabados. Y con las nuevas tendencias, combinando madera y blanco, conseguimos este estilo tan en auge como es el estilo nórdico que empezó en el resto de la casa pero, cómo no, también ha llegado a los baños.

Con muebles de baño en blanco con encimera madera, o a la inversa, y con poca inversión, se puede tener el mueble de estilo nórdico que estamos buscando.

Los baños modernos, que últimamente acostumbran a ser en tonos grises o beiges, combinan a la perfección con tonos madera, dándoles esa calidez y bienestar que nos gusta en nuestro baño.

El blanco, siempre será un clásico minimalista y limpio, que con grises también se llevan a la perfección.


 

A medida o estándar


También, si es necesario y tenemos un espacio ajustado para el mueble entre paredes, es mejor idea ocupar el metraje entero que no dejar espacios muertos por los lados, por lo que realizar un mueble a medida sería la mejor opción.

En este sentido, es muy importante la toma de medidas para que el mueble se ajuste bien al hueco que tiene destinado. La encimera, entonces, la podemos bien poner del mismo material que el mueble e instalar lavabos de sobre encimera, o bien realizar una encimera a medida en solid Surface, que son las que se pueden fabricar al centímetro.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos