Electrocosto Idea guardada 57 veces
La valoración media de 273 personas es: Muy buena

Desvelamos los mitos sobre el aire acondicionado

Durante los meses de invierno, anhelamos esa sensación de salir de casa sin abrigo, pasear entre calles abarrotadas de terrazas y bullicio, y deshacernos de la inseparable e imprescindible compañía de la manta cuando estamos en casa. Sin embargo, en cuanto damos paso al verano y el termómetro empieza a superar los 30º, el exceso de calor nos hace añorar esas noches de invierno bajo el cobijo de nuestro calentito edredón. ¿Quién se convierte entonces en nuestro mejor aliado? ¡Lo has adivinado! Hablamos del aire acondicionado. 

En cuanto comienza el mes de junio las máquinas entran en funcionamiento para conseguir un ambiente fresco y agradable en casa. Sin embargo, aún hoy existen muchos mitos en torno a este sistema, y desde Electrocosto nos preguntamos, ¿qué hay de realidad y de mentira detrás de ellos? ¡Vamos a averiguarlo! 



1. “Ese resfriado que tienes es culpa del aire acondicionado”.

Se trata probablemente del MITO más extendido, y es que el aire acondicionado no es el causante de nuestros resfriados, sino más bien el mal uso que solemos hacer del mismo. Cuando llegamos del trabajo o de la compra en un día muy caluroso, buscamos el refugio inmediato del aire al entrar en casa, y encendemos el aparato a temperaturas poco adecuadas, sometiéndonos a un cambio muy brusco. 

Por ello, lo que debemos saber es que lo adecuado en verano es tener una temperatura ambiente entre los 24º y los 26º, siendo una temperatura inferior a 24º un riesgo para los resfriados. De la misma forma, debemos evitar en la medida de lo posible exponernos a esos cambios tan bruscos de temperatura, teniendo en cuenta que la diferencia máxima recomendada con respecto al exterior es de 12º. 

2. “El aire que emiten estos aparatos es perjudicial”.

La realidad es que siempre que el filtro de nuestro aparato de aire acondicionado esté bien limpio y llevemos a cabo un buen mantenimiento del mismo, el aire que emita será libre de agentes alérgenos. 

3. “No apagues el aire acondicionado cuando te vayas de casa, pues gastarás más”.

Se trata de otro mito popularizado, al creer que al quitar el aire acondicionado perderemos el ambiente fresco y luego costará más volver a él. Sin embargo, salvo que nuestra salida sea momentánea, siempre debemos apagar el aire, o realizaremos un gasto eléctrico innecesario. 

Por ello, lo mejor es recurrir a los termostatos, de forma que podamos programar el aire acondicionado para que se encienda un poco antes de nuestra llegada. 

4. “Nunca duermas con el aire puesto”.

Es cierto que lo recomendable es programar el aparato para que se apague una vez estemos dormidos, o dejar encendido el aire acondicionado de otra estancia de la casa, dejando abiertas las puertas para dejar que el aire ‘frío’ se vaya expandiendo por la casa. Sin embargo, pensar que el propio hecho de dormir con el aire puesto es perjudicial podría ser considerado un mito, pues de nuevo nos encontramos ante un problema relacionado con la mala utilización de la temperatura. 

Cuando dormimos, nuestra temperatura corporal desciende. De este modo, si lo recomendado es tener una temperatura ambiente de 24º a 26º, a la hora de irnos a la cama deberemos elevar la temperatura en 2º o 3º. De la misma forma, es importante que el aire no apunte directamente en nuestra dirección. 



5. “Enciende el aire acondicionado a una temperatura más baja y se enfriará antes la estancia”.

Esto es un error muy común, y lo único que conseguimos es elevar el consumo eléctrico. De esta forma, lo recomendado para conseguir una temperatura ambiente agradable y saludable es programarlo desde el principio con los grados que queramos mantener. 

6. “El aire acondicionado es un lujo”.

Aunque antiguamente los sistemas de aire acondicionado tenían precios muy elevados, actualmente podemos encontrar equipos a precios mucho más asequibles. En la página de Electrocosto podréis encontrar aparatos de las primeras marcas, como el Aire Acondicionado Johnson DCH-012 Inverter de 3045 frigorías, así como aire de conductos y cassete, y modelos portátiles, a muy buen precio. 

Fuente: Electrocosto


En cuanto al consumo eléctrico, existen muchas medidas que podemos llevar a cabo para limitar el mismo: 

- Escoge aparatos con clasificación energética tipo A, lo que garantiza un uso eficiente de la energía.
- Ten en cuenta el tamaño de la estancia para elegir el aparato con las frigorías necesarias. La medida que puedes usar de referencia es de 100 frigorías por metro cuadrado, aunque esta variará en estancias como las buhardillas, donde la temperatura es más elevada, pues el aire caliente tiende a subir. De este modo, para este tipo de habitaciones lo multiplicaremos por 150. 
- No instales el aparato cerca de las ventanas, donde pueda recibir incidencia directa del sol.
- Como hemos dicho anteriormente, controla la temperatura del aparato y no la reduzcas por debajo de la necesaria. Cada grado de más elevará el coste hasta en un 8%. 
- No te olvides de ventilar la casa a primera hora de la mañana.
- Mantén las persianas bajadas durante las horas centrales del día, para evitar el calentamiento fruto de la radiación solar.
- Asegúrate de contar con un buen aislamiento térmico en la vivienda.

¡Ya sabes! Deja de sufrir por el calor y disfruta de una temperatura agradable en casa gracias a tu aparato de aire acondicionado. En Electrocosto encontrarás los mejores precios. ¡Entra en nuestra página y descúbrelo por ti mismo! 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos