comunidades

Molduras ligeras de equipaje

Os comentábamos hace unos días que la feria de Sevilla había caído en Mayo, muy tarde comparado con otros años y, sobre todo, en malísima fecha para los estudiantes de segundo de bachillerato que, tienen fin de curso y Selectividad a la vuelta de la esquina. Es por eso que nuestros hijos, y la mayoría de sus amigos, vivieron dos o tres días de Feria para luego encerrarse a estudiar. Genial hasta ahí, si no fuera porque las dos vivimos en el mismo barrio donde se celebra esta fiesta, cosa que lo hace prácticamente incompatible con el estudio. Ante la perspectiva y la imperiosa necesidad de hincar los codos, una de las Julias le propuso a sus progenitores la posibilidad de irse, con dos amigas más, a estudiar al piso de la playa, propuesta a la que se añadió el mellizo de la mencionada ¿¿Solos?? -Si, mamá los cuatro solos,... Ese momento algún día tenía que llegar; se hacen mayores y reclaman su espacio y su independencia, también la necesidad de que confiemos en ellos y vayamos cortando amarras. Pero no deja de ser dificil aceptar que tus niños, los que hace nada se protegía contra tu falda cada vez que por la calle te parabas a charlar con alguien, ya no necesiten ese amparo ni tu cobijo constante... A todo esto decir que la experiencia ha sido magnífica en todos los sentidos, y no ha habido que lamentar daños materiales ni personales... Y ya que estaban allí, aprovechamos para pedirles que nos fotografiaran algunos rincones pendientes, como el de esta moldura blanca, independiente y sin ataduras, igual que esa juventud arrolladora que reclama su espacio, ligera de equipaje,







Foto



Foto



Foto



Foto



A pesar de las, cada vez más frecuentes idas y venidas de nuestros vástagos, nos queda el consuelo de pensar que, siempre tendrán en nosotras un refugio al que volver...

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Pequeñas espinas...

Todos tenemos pequeñas espinas incrustadas a fuego en nuestra piel... Son sentimientos de pesar que nos atormentan, a veces de manera insistente... La actitud de un familiar, el desaire de esa amiga, ...

Vintage 3 ROOM...

Hace unos días os mostrábamos cómo habíamos transformado, con pocos gestos, una pantalla de lámpara un poco sosa y algo estropeada. Pues como esa, teníamos otra idéntica esperando su turno... También ...

Vida en pareja

Nuestros ratos de taller dan para mucho... Hay días en los que, mientras trabajamos, ponemos música y cantamos, otros en los que no se oye ni una mosca; solo nuestros cerebros trajinando en cien mil c ...

Recomendamos