Decoración

Conforama Idea guardada 31 veces
La valoración media de 141 personas es: Muy buena

No tengo office, ¡pero tampoco lo necesito!

Muchas veces, disponer del comedor formal para el uso diario no es lo más práctico. La vajilla no está a mano, la comida tampoco y es mucho más incómodo a la hora de limpiar. Lo ideal es tener un office en la cocina donde poder desayunar o almorzar, pero... ¿qué pasa si no tenemos un gran espacio? Te mostramos cómo aprovechar cualquier rincón.

Barras que ocupan poco, mesas plegables, penínsulas con taburetes, etc. Desde Conforma queremos enseñarte todas las opciones para crear un espacio donde comer en tu cocina por muy pequeña que sea. No necesitas mucho para tener un minioffice práctico y encantador para usar en tu día a día.


 

El office perfecto

Para acertar con el diseño de tu office, deberás tener en cuenta dos factores: la ubicación y las medidas. ¿Quieres saber qué es lo más conveniente?

- Respecto a dónde ubicarlo, lo mejor es que esté cerca de la zona de almacenaje para que quitar y poner la mesa sea mucho más cómodo. Se desaconseja situarlo en zonas de paso o cerca del fuego o de la nevera, ya que perdería su funcionalidad. Lo ideal es junto a la ventana, si fuera posible, para disponer de más y mejor luz.

- En cuanto a las medidas, debes tener en cuenta lo siguiente: necesitas un espacio de unos 80 cm detrás de las sillas, un fondo de 40 cm para tener las piernas dobladas y los asientos deben estar unos 25 cm por debajo respecto a la mesa. Contando con esto, podrás diseñar un espacio a medida cambiando las sillas por bancos, por ejemplo.


 

Soluciones para cocinas pequeñas

Por muy poco espacio que tengas, seguro que alguna de estas ideas de offices encaja perfectamente. ¡Te proponemos soluciones para todo tipo de cocinas pequeñas!

La mesa mejor si es redonda

Cuando hay poco hueco, las esquinas sobran. Una mesa redonda ocupa menos que una cuadrada o rectangular, por lo que te permitirá aprovechar mucho mejor el espacio. Podrán comer más personas en un superficie menor. Además, esta forma favorece la comunicación, por lo que será ideal para las relaciones familiares. Otra ventaja de las mesas redondas es que puedes optar por un diseño con un solo pie central en el que a nadie "le toque la pata".

Resumiendo, las mesas redondas son más acogedoras, versátiles y perfectas para las relaciones sociales. ¿Necesitas más razones para convencerte de que son la mejor opción? Aquí vemos un ejemplo de cómo quedaría en un office.




Aprovecha el espacio con un banco

Donde caben dos sillas se puede poner un banco esquinero en el que se pueden sentar hasta cuatro personas. Si tienes la oportunidad de poner un banco a medida, ¡no la desaproveches! Además, elige un diseño con capacidad suficiente para almacenar en su interior, esto te ayudará a tener una cocina más ordenada.

Para que sea cómodo, el banco debe tener unos 45 cm de fondo y la altura necesaria para que al sentarse las piernas formen un ángulo recto. Hazlo más confortable con unos cojines y ya tendrás el rincón más acogedor para desayunar cada mañana.




Zona de desayuno sobre la encimera

Si tu cocina no tiene el espacio suficiente como para tener una isla, siempre podrás sacar una pequeña península o, incluso, aprovechar la misma encimera para comer sobre ella. Tan solo tienes que poner unos taburetes altos que te permitan estar a una altura cómoda. Lo bueno de esta opción es que la misma superficie tiene una doble funcionalidad, sirve tanto de zona de trabajo, para preparar la comida, como de mesa, para la hora de comersela.

Esta idea es perfecta sobre todo para cocinas pequeñas de concepto abierto al salón. Los taburetes serán la línea divisoria entre las dos estancias. 

Fuente: Conforama



Soluciones invisibles

Las mesas extensibles son una gran solución para cocinas pequeñas. Permiten poner más comensales de forma temporal y, cuando se termina, se vuelve a recuperar todo el espacio. ¿Pero si ni siquiera nos cabe una mesa?

Cuando hablamos de falta de espacio de verdad, lo mejor son las mesas abatibles y las sillas plegables. Se pueden recoger y apoyar sobre la pared cuando no se estén utilizando y, en menos de un minuto, puedes improvisar tu propio office en cualquier rincón de la cocina. En nuestras tiendas encontrarás muchos diseños que se pueden combinar con todos los estilos decorativos. 


Fuente: Conforama


Una barra con taburetes

Si no te apetece estar montando y desmontando, puedes poner una barra estrecha perfecta para poder desayunar o tomar un almuerzo rápido. Si pones taburetes sin respaldo, podrás guardarlos debajo sin ocupar un espacio extra. Esta solución no está pensada para largas sobremesas, sino que son una idea práctica y funcional para el día a día.

Hay barras de diferentes alturas, escoge la que mejor se adapte a tu cocina. Otro detalle en el que te puedes fijar es en que tenga sistema de almacenaje incluido, ya sea en forma de cajones o de baldas.

Fuente: Conforama

Fuente: Conforama


La opción más ligera

Para cocinas mini, nada mejor que poner una pequeña balda con unos taburetes, lo justo para poder tomarte el café cada mañana o comer algo rápido mientras vigilas lo que estás cocinando para el día siguiente. No hay patas, por lo que el espacio de abajo queda libre. Además, podrás utilizarlo como si se tratara de una encimera extra. 




¿Qué idea te convence más para poner un pequeño office en tu cocina? Ya no hay excusa de falta de espacio, pues en Conforama podrás encontrar soluciones como estas para disfrutar más de tu casa cada día. 
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos