Retro y con Encanto Idea guardada 2 veces
La valoración media de 5 personas es: Excelente

Y volver, volver, volver...

Cuando vimos, no hace mucho, estos bolsos tejidos y acompañados de unas asas rígidas, nos dio un vuelco el corazón... ¡De niñas teníamos unos casi idénticos! Nuestras madres los confeccionaron para nosotras y para nuestras respectivas hermanas, pues, por aquel entonces, se pusieron muy de moda ¿Dónde estarán ahora esos bolsitos que hoy en día también estarían de rabiosa actualidad? Y, no solo eso, serían piezas vintage insuperables... Cuántas veces nos habremos recriminado el deshacernos de objetos del pasado que vuelven, ¿verdad? ¡Pero es imposible guardarlo todo! En ese sentido, una de nosotras tiene la cabeza más fría que la otra, y guarda lo indispensable. La otra, sin embargo, sí se aferra más a las cosas materiales, sobre todo si tienen algún significado sentimental. Como estos bolsos los tendrían, pues estaban tejidos primorosamente a mano, lo que ya es un valor en sí mismo, y encima con amor... No nos queda otra que conformarnos con las versiones actuales, el nuestro de macramé, y con un estilo boho que nos encanta para lucir y decorar en esta época estival.





Foto


Foto



Foto


Foto


Foto
¿Vosotros sois de guardar mucho? Contadnos...

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

De intensidades y flexos

En nuestra adolescencia, las vacaciones de verano suponían la misma liberación y felicidad que hoy en día para el común de los estudiantes. Sin embargo, el planteamiento sobre cómo íbamos a pasar esos ...

El 66 y su ruta...

El 66 es un número que a ambas nos encanta, y seguro que ya habéis imaginado el porqué.... Pero hoy no nos vamos a centrar en la cifra en sí, sino en la famosa ruta estadounidense a la que da nombre. ...

Ella destaca...

Sin duda... Somos diferentes... No entendemos hasta qué punto queremos ser iguales, si no lo somos. Es cierto que debemos tener los mismos derechos (y obligaciones), pero ¿iguales? No lo somos ni lo s ...

Recomendamos