comunidades

Cómo decorar un salón pequeño

Decorar un salón pequeño puede convertirse en un dolor de cabeza lleno de estrés y frustraciones. Apartando nuestro espacio de sueño, pasamos más tiempo en nuestras salas de estar que en cualquier otra habitación de la casa, y normalmente nos encontramos despiertos mientras estamos allí.

La realidad es que puedes tener un salón de living pequeño que funcione tan bien y se vea tan precioso como uno de un tamaño considerable. La clave es saber cómo aprovecharse de soluciones ideadas para espacios pequeños.

Nuestras soluciones para los problemas comunes al momento de decorar salones pequeños , y estancias de tamaño reducido en general, seguramente ayudarán a que puedas convertir tus problemas de salón en un diseño divino en un tiempo bastante reducido.



Evitar el desorden en el salón

Incluso en los salones más grandes, el desorden es un factor que hace que no se vean para nada bien, pero en el caso de los espacios más pequeños estos se ven agobiados con mucha más facilidad cuando hay demasiados elementos a nuestro alrededor. Los dueños de hogares pequeños tienen que ser bastante diligentes con el control del desorden para poder darle la vida que sus espacios se merecen.

¿La solución? Pues podemos verla de manera estructurada con el uso de los muebles apropiados. Los espacios pequeños suelen tener muy poco espacio para el almacenamiento. Al momento de decorar salones pequeños puedes pensar en añadir muebles que sirvan para almacenamiento de manera escondida en áreas que lo necesiten. Maximiza el espacio bajo tu mesa ratona y demás mesas que tengas en tu salón. Incluso si consideras que no tienes espacio para colocar una mesa puedes instalar repisas que te ayudarán a mantener todo en su lugar y te darán un espacio extra.

Considera armarios, sistemas de almacenaje e incluso gabinetes de cocina para poder acomodar tus espacios en una manera que se acomode a tu presupuesto. Pero ten cuidado, puesto que los contenedores y organizadores pueden ocupar bastante espacio en una habitación pequeña, dejándote nuevamente en el punto de partida, y esta no es para nada la idea que tenemos en mente.

Sabemos que amas todos tus objetos, pero no importa qué tan organizado seas, en ocasiones simplemente no hay suficiente espacio para poder poner todo lo que necesitas. Si este es el caso, entonces probablemente tendrás que tomarte el tiempo para echarle un vistazo largo y detallado a todas tus pertenencias y así remover todo lo que no sea realmente esencial, lo que estorbe o lo que simplemente ya no funcione ni tenga arreglo.

Demasiados muebles pueden ser un problema

Lo más probable es que tu salón pequeño no sea capaz de alojar un sofá, dos sillas o sillones, dos mesas auxiliares y una mesa ratona. En una casa pequeña, los muebles fácilmente se pueden convertir en un espacio de desorganización que hace que tu espacio general se vea todavía más pequeño.

Al remover del espacio algunos de los muebles puede que mates dos pájaros de un tiro, aumentando el espacio del suelo de tu salón y reduciendo notablemente todo el desorden.

Comienza con un lienzo limpio sacando todo lo que tengas en la habitación y luego incluye en primer lugar tu sofá, el cual es inevitablemente el mueble principal, foco central de la decoración, y parte más importante de todo el salón. Luego, lentamente, comienza a añadir todas las demás piezas hasta que consigas precisamente el espacio que te agrada, en ese momento te detienes y deberás decidir que todo lo que sobra tiene que conseguirse un nuevo hogar irremediablemente.



Demasiados colores o patrones sobrecargan el espacio

Las paredes rojas definitivamente no son para los espacios pequeños, y tan poco son aptos los patrones muy grandes. Las maderas oscuras, los muebles oscuros y las pinturas oscuras en las paredes harán que hasta el espacio más grande se vea más pequeño, pero puede que resulte muy sencillo sobrecargar un espacio con demasiado color y demasiadas texturas o patrones, pero no tal fácil descargarlo para que sea más ligero a la vista.

A la hora de decorar un salón pequeño con colores, mantente cerca de los tonos más claros y neutros. Los espacios pequeños funcionan mejor con una paleta de tres o menos colores, siendo la mejor opción una paleta completa de variaciones del blanco.

Al momento de escoger muebles grandes como puede ser un sistema de repisas o incluso el propio sofá, lo mejor es que te mantengas apegado a los colores sólidos y las maderas más claras. Para darle vida a tu espacio, aprovecha los colores más brillantes y patrones más pequeños en tu decoración y en tus muebles pequeños.

Si realmente no te acomodas a la idea de una pared neutral, siempre puedes considerar detalles como una pared acentuada, diseños hechos con esténcil, o cualquier otro adorno que sea sutil y que no sobrecargue el espacio.

Los espacios pequeños necesitan una buena cantidad de luz

Lo más probable es que si tienes una vivienda pequeña no cuentes con suficientes entradas de luz natural por dos razones principales: En primer lugar los constructores están conscientes de que las ventajas son bastante costosas, y también saben que absorben una buena cantidad es espacio para una pared, y la verdad es que esta característica no es algo que abunde en un espacio pequeño.

Para contrarrestar esta ausencia de luz natural no ocupes demasiado espacio valioso de tus suelos con lámparas de pie. En cambio opta en todo momento por iluminación montada en tus paredes o techo.

Al momento de decorar un salón pequeño que no cuenta con una gran cantidad de luz natural, lo mejor que puedes hacer para iluminar tus espacios es escoger tonalidades claras para los pisos, los muebles, las paredes y la decoración en general.

Esperamos que tomes estos consejos que te hemos dado en cuenta y que los mismos puedan servirte de ayuda para salvar ese salón pequeño que tiene tanto para ofrecer pero que hasta el momento no ha logrado alcanzar su máximo potencial.

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Etiquetas:

Recomendamos