comunidades

Con estas ideas no les importará compartir habitación

Las familias crecen, pero las casas no lo hacen. Los metros cuadrados son los que son y, a veces, parece complicado aprovecharlos bien. Esto ocurre sobre todo cuando llega un nuevo hermanito a casa y ya no quedan habitaciones libres. ¡Pero eso nunca debe suponer un problema! Siempre podrán compartir dormitorio con ideas tan buenas como estas

Además, que los hermanos duerman en la misma habitación también tiene sus ventajas: mejora la complicidad entre ellos, se sienten acompañados, favorece el aprendizaje en la resolución de conflictos y, lo más importante, ¡es más divertido! Si los pequeños de la casa tienen que dormir juntos tanto porque no haya dormitorios libres como porque sea preferencia de toda la familia, ¡no te pierdas estos consejos! Te proponemos diferentes alternativas para distribuir las camas según el espacio del que dispongas. 

Dos camitas para habitaciones grandes

Si tienes la suerte de tener un dormitorio espacioso, ¡la solución es fácil! Podrás poner dos camas independientes para que cada niño, a pesar de compartir cuarto, tenga su propio espacio y de esta forma respetar su initmidad. Si quieres armonizar la decoración, puedes poner dos camas iguales. En cambio, si quieres que cada niño decida sobre su parte de la habitación, podrás mezclar estilos y colores. Cada uno tiene su personalidad y podrán coincidir o no en sus gustos o aficiones.

Fuente: Conforama y Pixabay

Cómo distribuir las camas

Para habitaciones con planta alargada, lo más común es poner cada cama en dos paredes enfrentadas y, entre ellas, dependiendo del hueco, una o dos mesillas. A los pies de la cama tendrán espacio para el juego y justo enfrente se puede poner un escritorio para una zona de trabajo. En esta imagen vemos un claro ejemplo de cómo decorar una habitación mixta para niño y niña, cada cama con su estilo.



Para habitaciones cuadradas con mucho espacio, lo mejor es poner las dos camas seguidas en la misma pared. De la forma anterior, quedarían demasiado separadas. Ten en cuenta que lo mejor es poner las partes de los pies juntas, de esta forma se podrán ver las caras desde la cama. Otra solución para este tipo de habitaciones es poner las camas en forma de L en una esquina. Esto ya es cuestión de preferencias, cualquiera de las dos opciones da lugar a una zona donde jugar bastante amplia. 

¿Y si tienen diferentes edades?

Esto tampoco es un problema. Hasta que puedan empezar a jugar juntos, tu niño y tu bebé podrán compartir dormitorio. Puedes poner una cama y una cuna de la misma forma. El hermano pequeño se sentirá acompañado y el hermano mayor más realizado por el hecho de tener más responsabilidades. ¿Temes que uno despierte al otro? No te preocupes, lo más seguro es que ocurra lo contrario, que se sientan más seguros al estar juntos y el llanto de uno solo lo escuchen los padres. 

Un clásico para hermanos: las literas

Cuando la habitación no es muy grande, pero tiene techos altos, ¡lo mejor son las literas! Dos camas ocupan el lugar de una. Debes tener en cuenta que entre la cama superior y el techo debe quedar un espacio de al menos 60 centímetros para que tu hijo pueda levantarse sin el peligro de darse un golpe. Este tipo de estructuras fomenta la creatividad y la imaginación de los niños a las hora de jugar. Puedes aprovechar y poner cortinas o una cúpula para crear un refugio y hacer de su habitación un lugar más divertido.



Si todavía quieres aprovechar más el espacio, lo que buscas es una litera con almacenaje integrado. En nuestras tiendas podrás encontrar múltiples diseños y colores donde solo en una pieza consigues un todo en uno con camas, armario, cajonera e, incluso, escritorio incluido. Esta opción permite concentrar todos los muebles en un rincón de la habitación para dejar una zona libre para el juego, que es indispensable. 

Fuente: Conforama

Soluciones para habitaciones pequeñas

Para los dormitorios más minis, te aconsejamos las camas abatibles. Tienes la opción tanto de apostar por una litera con este sistema como de escoger una cama abatible con escritorio. Esta última opción es perfecta para cuando se hacen mayores y hay que pasar de un dormitorio infantil a un dormitorio juvenil. Tendrán más espacio para sus estudios y su cama estará preparada en menos de un minuto. 

Fuente: Conforama


Otra opción para tener dos camas en una en un dormitorio juvenil son las camas nido, que además pueden convertirse en un práctico sofá para los momentos de lectura o para jugar con videoconsolas. Puede resultar un poco más incómodo que el resto de idea, pero cuando es cuestión de espacio, son muchas más ventajas que desventajas las que no ofrecen.

Fuente: Conforama

Reserva espacio para dos en el escritorio

Además de planificar la distribución de las camas, no nos podemos olvidar de organizar una buena zona de escritorio con suficiente espacio para dos, ya sea en la etapa infantil o en la adolescencia. Tener su propio escritorio y su propia silla les garantizará independencia y la convivencia será mucho más fácil.


Fuente: Conforama y Pixabay


Son muchas las opciones de organizar un dormitorio para dos. Si tus hijos tienen que compartir habitación, no dudes en visitar Conforama. En nuestras tiendas encontrarás las soluciones más prácticas y que se adaptan a cualquier habitación. ¡No te lo pierdas!
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos