comunidades

Di no al césped en jardines pequeños



Con este calor, resulta difícil no soñar con un jardín refrescante. Ahora dime, ¿qué has imaginado al leer esas dos palabras? ¿Una praderita de césped con una laminita de agua?. Pues sí, así funciona el imaginario colectivo, aunque la realidad es que césped y frescor no siempre van de la mano.

Y si no que se pronuncien los que tienen que cortarlo cada semana, enfrentándose como valientes a zonas totalmente secas, mientras que a menos de un metro de distancia el césped está encharcado y lleno de musgo. Por no hablar de las calvas a rellenar o las hierbas tan invasivas que se han convertido en plagas. Pero lo que más duele, sin duda, son los comentarios de familiares y amigos sobre el estado del césped, tan incendiarios que parece que el tema fuese el estado de la nación (desde luego éstos no conocen la expresión estómago agradecido aunque coman gratis!)

Pues bien, una vez demostrado que el césped no siempre reluce, te cuento las  alternativas – entre ellas a) contratar una empresa experta en cuidarlo o b) poner césped artificial. Claro, que si a) no cuentas con un presupuesto abultado o b) las copias no te gustan, mi consejo es que optes por un jardín sin césped, con una mezcla explosiva – y muy estética – de materiales varios, desniveles y vergel de plantas.

Y si tu jardín no supera los 50m2, va, entonces ni te lo pienses. Nada más cutre que fardar de jardín con césped cuando la mitad del espacio lo ocupa ¡el cortacésped!. Mejor mira las ideas que te mostramos abajo y verás que las sensaciones que te producen en la retina y el alma son suficientemente convincentes como para que te pases a nuestro lado.

tierra firme

banco como jardinera
Si hablamos de menos de 50m2, elimina la palabra césped de tu jardín. Directamente paviméntalo con losas de piedra, cerámica, madera o lo más nuevo y moderno, hormigón pulido – queda impresionante!

Rodéalo de tablones de madera que aporten la nota cálida y paredes verdes que alejen miradas y creen un microclima. No olvides añadir un árbol con una copa frondosa para alejar el calor sin necesidad de toldo (pero no lo plantes en el mismo centro del jardín, por favor!). Y si colocas un banco como el de la foto de arriba, te beneficiarás a la vez de una bonita jardinera.

jardin sin cesped con solado de piedra
muy japonés

jardin zen con bambu
Si lo tuyo es el estilo zen, prueba a rodear las paredes de bambú. Su altura creará una buena pantalla para garantizar la intimidad y sus tallos aportarán el equilibrio y la sobriedad que buscas. Obviamente para que esto funcione, el entorno debe ser minimalista y con muebles de diseño o líneas muy pulidas – es decir, nada de sacar las hamacas de la playa. Y si te quedan dudas de qué poner, vuelve a leerte esta selección de mobiliario exterior.

estilo zen para un patio sin cesped
la clave es la vegetación

Jardin rodeado de una profusa vegetacion
Realmente la sensación de frescor no la da el suelo, sino la vegetación que lo rodea. En este caso, se ha usado un suelo de gravilla en el centro, en tono gris claro para que el contraste esté garantizado. Las plantas se han elegido cuidadosamente, decantándose por aquellas que alcanzan tamaños importantes (por no decir XXL) como la hiedra, el bambú, hostas, helechos y lo que, en mi humilde opinión, parece un rododendro – pero bien podría ser un pino disfrazado para despistarme

con acero corten

Jardin con maceteros de acero corten
El acero corten es un material que envejece muy bien en un jardín. Con el paso del tiempo adquiere una pátina oxidada que resalta el verdor de las plantas. Sin embargo esta oxidación no deteriora el material. Además funciona perfectamente tanto en espacios modernos como rústicos, siendo la madera o los guijarros sus aliados naturales.

sube y baja

jardin con desniveles y parterres
Está claro que un jardín pequeño necesita movimiento para disimular su reducido tamaño. Tanto subir o bajar escalones hace que pierdas la noción de cuántos metros tiene el jardín. También trabajan a favor de dicho movimiento la combinación de elementos geométricos con otros de formas orgánicas  – los primeros los aprecias en las jardineras, los segundos en el precioso banco semicircular coronado de tablones de madera. Además, estos desniveles te permiten crear diferentes zonas de estar, organizando el espacio de una forma muy natural.

con lámina de agua

jardin minimalista con mini estanque
La visión del agua siempre resulta refrescante. Y no necesitas un piscinón para conseguir ese efecto. Una laminita como esta, que sustituye a una de las baldosas, consigue que este espacio sea la panacea del relax. ¡No quiero pensar que además hayan puesto unos pececitos en ese mini-estanque para que pases las horas embobado mirándolos!

caminos de guijarros
jardin rural con plantas locales
Vale, lo sé. En este caso da exactamente igual lo que pongas porque con esas vistas, ¿quien se va a fijar en lo que hay entre el agua y la casa?.  Cierto, pero tú lo vas a hacer para que aprecies lo natural que quedan esos guijarros rodeados por parterres de plantas locales como lavanda, adelfas, romero, etc.

Parece que nadie ha intervenido en este jardín sin césped, lo cual es sin duda el objetivo en un entorno tan rústico como éste. Además, usar plantas que no requieren grandes cuidados es todo un acierto si has decidido (sabiamente) que el verano se hizo para relajarse mirando al horizonte. Así que !Feliz Verano!

Featured landscapers: photo1, 3, 5 y 9  Rees Roberts + Partners LLP | photo 2 y 6 Brook Landscape | photo 4 Secret Gardens |photo 7 Rosemary Coldstream | photo 8 Acre



.  

Fuente: este post proviene de Decoralinks, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Uno de los puntos fuertes del estudio de interiorismo Decoralinks es dar la vuelta a un piso desvencijado. Y cuando digo dar la vuelta, lo digo literalmente en este caso. El estudio se encontró con un ...

Recomendamos