Decoración

Mi casa es FENG Idea guardada 17 veces
La valoración media de 29 personas es: Excelente

La Butaca: La Rosa de Jericó

Creo que hoy voy a alegrar a más de un decofeng que me ha solicitado... confieso... ¡durante mucho tiempo! [no tengo perdón] que contara sobre la Rosa de Jericó.
Como es una petición general, La Butaca de hoy será está especialmente dedicada a todos/as los interesados/as que esperaban este post con ansias... je je.

Hace un tiempo hablé de las plantas sagradas que debías tener en casa, y una de ellas es la Rosa de Jericó. Hoy me he animado a escribir este post de una de las primeras plantas que llegaron a mi vida, y a mi hogar. Sobre todo en una época donde por mucho que me esforzara en cuidar las plantas que tenía en casa, no había manera, se morían o las ahogaba... Un auténtico desastre.

Aunque el Feng Shui no pone reparos en tener en casa plantas de plástico o de seda, yo me resistía a tener que prescindir de la naturaleza viva.


Una de mis mejores amigas me regaló por aquel entonces una pequeña Rosa de Jericó, y no sé si fue magia, que ahora puedo presumir de tener mano con algunas plantas.

Este post se lo dedicamos a esta planta sagrada. Te enseñaré su bonita historia, por qué es mágico regalarla y cuál es el lugar preferido para ella en casa según el Feng Shui.

¿La descubrimos?

A simple vista dirás: "qué cosa más fea". Sí... es lo mismo que dije yo. Pero de verdad que tiene su encanto.

La Rosa de Jericó es un helecho. Cuando está cerrada, hecha una bolita, es porque no tiene donde absorber el agua que necesita, y se abre convirtiéndose en una planta preciosa de color verde intenso cuando la sumerges en ella. Por ese poder de transformación también la denominan como la planta de la resurrección. Bonito, ¿verdad?.


Tiene diferentes significados, según distintas culturas. En el Feng Shui se simboliza el poder de bendecir y proteger el hogar, además de atraer la prosperidad.

Hay muchísimas leyendas que acompañan a la Rosa de Jericó. Si buceas por Internet encontrarás muchas, a cuál más bonita.

Pasando ya a lo práctico te voy a contar cómo me enseñaron a mí a conservarla, cuidarla y ubicarla en el mejor lugar de la casa.

Una Rosa de Jericó en tu vida

Uno. Lo mágico evidentemente es que te la regalen, porque según cuentan las mil y una leyendas que la acompañan, que ejerce su verdadera magia si te la ofrecen o si tú la regalas.

Dos. Tienes que cerciorarte que es una Rosa de Jericó auténtica, porque es cierto que en el mercado venden muchas que no lo son. ¿Cómo saber si es lo es?. Muchas de ellas tienen una especie de pegatina con un certificado que lo verifica.


Tres. El Ritual.

-> Junto a la Rosa de Jericó viene acompañado un texto de oración para que una vez realices el ritual, lo leas. Esto ya va en función de cada uno y sus creencias. Puedes decir un mantra, una palabra, lo que te resuene en ese momento, etc.

-> La bolita la tienes que colocar en agua mineral dentro de un recipiente: cuenco, pecera de cristal o plato hondo. Nada de colocarla en recipientes de plástico, porque la energía que desprende una vez abierta no sería la misma.

-> Se aconseja que la primera vez que le pongas agua sea en una hora impar, por ejemplo a las 9 o a las 3. A los tres días le cambiamos el agua, y debe realizarse siempre a la misma hora.



-> En el cambio de agua puedes repetir tu oración o mantra. Si el agua se pone turbia los primeros días es que está ejerciendo su acción vibratoria, esto es, purificando el lugar. Si el agua está clara es que el ambiente está limpio. Si con el cambio de agua se va aclarando, es por lo mismo.

*Curiosidad: dicen que el agua de lluvia es la más beneficiosa para la Rosa de Jericó.

Cuatro. Su lugar en casa.

Es una planta que debe recibir luz natural.

Los lugares donde puedes potenciar y limpiar energías gracias a la Rosa es en cualquier habitación exceptuando los dormitorios infantiles. El Feng Shui recomienda:

La entrada al hogar

La cocina

El salón

Suelo aconsejar hacer el ritual de la Rosa de Jericó en los meses de primavera y verano.

CONSEJO FENG: Si sientes que tu hogar necesita una limpieza, está muy cargada o percibes que tu vida anda muy revuelta últimamente, pide que te regalen tres Rosas de Jericó pequeñas, las pones las tres en un cuenco de cristal con agua mineral. Oras, meditas, o realizas tu mantra. Ubícala en la cocina o en la entrada de tu hogar, siguiendo los mismos pasos que he expuesto antes. Ya verás como en un mes empiezas a notar cambios.




¿Qué te ha parecido?




Es muy bonito observar cómo la Rosa se abre cada día... y la verdad es que sus efectos son maravillosos.




¿Volvemos a creer en la magia?




Gracias por tus comentarios

Fuente: este post proviene de Mi casa es FENG, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La Butaca: La Rosa de Jericó

Creo que hoy voy a alegrar a más de un decofeng que me ha solicitado... confieso... ¡durante mucho tiempo! [no tengo perdón] que contara sobre la Rosa de Jericó. Como es una petición general, La Buta ...

El Rincón Feng de Piola

Echaba mucho de menos enseñar un rinconcito. Espacios que pido a personas que admiro, que sigo en redes, que me transmiten algo especial, que abran las puertas de su casa y nos enseñen esos lugares má ...

El Día de la Madre y el Feng Shui

Como he contado en alguna que otra ocasión nuestro hogar simboliza diferentes aspectos de nuestra vida, y cómo no, en el Feng Shui la figura de nuestros ancestros o familiares. La madre, el lado feme ...

Recomendamos