comunidades

Ni flores ni otras cosas

Los sueños que hemos dejado de perseguir porque se nos ha ocurrido decir que ya es tarde. Los besos que no damos porque pensamos que no serán correspondidos. Las noches que no pasamos en vela porque a esas horas solo está permitido dormir. Las cosas que dejamos a medias porque ya las haremos mañana, sí seguro que habrá tiempo. Las cartas que no escribimos porque ya nadie las envía. Las oportunidades que no se dan porque alguien dijo que las segundas partes no son buenas. Los cambios que no llevamos a cabo porque, ¿para qué arriesgar? 
Las carcajadas que escondemos por si alguien nos está mirando, no vayamos a armar un poco de escándalo. Los libros que nos perdemos porque nadie habla de ellos. Los te quiero que vamos guardando y es que, total, qué más da, si ya lo sabe, no hace falta que se lo diga. Las llamadas que no hacemos porque seguro que estará ocupado, si él siempre tiene mucho trabajo. Los buenos días que no damos a ese desconocido porque, si ya no volveremos a cruzarnos con él, tampoco es tan necesario, ¿no? 
Y las flores que te gustan pero que se quedan ahí, en la tienda, mientras piensas que alguien te las regalará, más tarde o temprano. Sí, de acuerdo, eso es todo un detalle(azo) que convierte un día bonito en un día aún más bonito. Pero también las puedes comprar tú mismo, porque sí, por ti, porque te las mereces y porque una casa con flores siempre es más casa. Pues eso, no nos perdamos tantas cosas, 

ni flores ni todo lo de antes, por favor ;)

Sed felices, 











Vía

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

No sé si queda bien decirlo pero qué ganas de frío, de capas, de mangas largas. Qué ganas mientras devoro la colección de BIMBA Y LOLA para el próximo otoño-invierno. La firma española vuelve a sorpre ...

Amparo Garrido solo necesita una mirada para crear una obra de arte. Esa mirada no necesariamente tiene que ser humana. De hecho, en algunos de sus trabajos como Soy Tú, los protagonistas son perros. ...

Una calle de París, como empezaría la mítica canción de Duncan Dhu, es nuestro destino de hoy. Entramos en casa de Julie. Aquí vive con su hija pequeña. Los cuentos, los globos y las golosinas de colo ...

Los sueños que hemos dejado de perseguir porque se nos ha ocurrido decir que ya es tarde. Los besos que no damos porque pensamos que no serán correspondidos. Las noches que no pasamos en vela porque a ...

Recomendamos