comunidades

Trucos para que tu casa parezca más grande y luminosa

A todos nos encantan las casas grandes que vemos en la revistas, pero la realidad que vivimos es muy diferente. La mayoría de hogares tienen un tamaño medio tirando a pequeño. Es en estos casos donde la decoración juega un papel crucial, ya que gracias a ella podemos agrandar visualmente los espacios más reducidos. ¿Quieres saber cómo?

La primera regla de oro es la sencillez. Huye de los espacios recargados, ya que provocan el efecto contrario. Hay que decorar lo justo para conseguir que cada estancia se vea acogedora y más amplia. Teniendo esto claro, en Conforama queremos compartir contigo unos trucos para conseguir que tu casa parezca más grande y luminosa.

Fuente: Shutterstock

 

1. Iluminación 


La iluminación es la clave para recrear esa sensación de amplitud. Es fundamental sacar el máximo partido a la luz natural: opta por tejidos muy ligeros y de tonos claros para las cortinas o estores. Esta temporada está muy de moda el tul, que es lo justo para tener privacidad y, a la vez, dejar que los rayos del sol entren en casa.

También, es importante distribuir por la estancia diferentes puntos de luz que realcen espacios concretos y aporten profundidad. Nunca debe haber un único foco de luz ni deben dirigirse todos hacia el mismo lado. Hay que combinar luces de ambiente con otras puntuales, así como las que se sitúan dentro de los propios muebles. 

Fuente: Shutterstock


2. Espejos


Otra forma de potenciar la luminosidad en una habitación es utilizar espejos. Además de su valor decorativo, reflejan la luz y potencian la iluminación, ya sea natural o artificial. Además, aportan sensación de profundidad. El reflejo de la estancia engaña a la vista y crea un límite difuso, por lo que nuestra mente percibe más metros cuadrados de los que hay.

Sitúalos estéticamente en la pared cerca de los puntos de luz. Otra idea es utilizar muebles con puertas de espejo para potenciar esa ilusión óptica, como este armario o el zapatero, que además te ahorrarán el espacio de tener que poner un espejo de pie en el dormitorio. También, quedan muy bien si los sitúas detrás de los estantes.

Fuente: Conforama


3. Colores claros


El estilo nórdico ha puesto de moda el color blanco, no solo por lo combinable que es con el resto de colores, sino porque aporta mucha luz y el espacio parece más grande. Un cuarto con las paredes, el techo y el suelo de este color crea una sensación de continuidad donde no hay límites. Quien dice blanco dice todos los tonos claros, como el beige o el gris perla.

La estancia se convierte en un lienzo en blanco perfecto para decorar con detalles en cualquier otro color. No creas que el resultado será poco acogedor, si lo combinas con materiales naturales como la madera o los textiles de fibras vegetales lograrás una auténtica esencia escandinava. 

Fuente: Shutterstock

 

4. Muebles ligeros


En viviendas pequeñas siempre se recomienda utilizar muebles de aspecto ligero para ganar espacio visual. Los mejores son aquellos de líneas sencillas que no estén pegados al suelo, ya que aportan más aire a la estancia. También, es recomendable que sean de colores claros o blanco, para fusionarse con la pared y que quede más discreto.

Elige un sofá o un aparador con patas, como estos que puedes encontrar en nuestras tiendas. La mesa de comedor será más ligera si es de cristal con unas patas finas o, incluso, puedes atreverte con unas sillas de metacrilato transparente. Cuanto más ligeros, mayor será la sensación de espacio.

Fuente: Conforama

 

5. Espacio abierto


El concepto open space llegó con fuerza y continúa manteniéndose como una de las tendencias más demandadas. Las casas van perdiendo paredes y esto hace que parezcan más grandes. Se crean estancias multiusos con diferentes espacios que conviven pero no se mezclan. El clásico ejemplo de esto es la cocina abierta al salón-comedor. 

En lugar de tener dos habitaciones pequeñas, estas se unen para formar una mucho más grande y amplia. La sensación de agobio desaparece cuando te encuentras en un espacio más abierto. Las divisiones se pueden hacer de forma mucho más ligera, por ejemplo con cristales, cortinas de tul o muretes a media altura. 

Fuente: Conforama

 

6. Soluciones plegables


Cuando se dispone de poco espacio o simplemente no se quiere ocupar de forma permanente, la mejor idea es poner muebles plegables. Son funcionales, ya que los despliegas para su uso y los recoges cuando terminas. Perfectos para ahorrar metros cuadrados cuando no te sobran. 

Con unas mesas y unas sillas como estas puedes hacerte un office improvisado en la cocina. También, son muy prácticos los muebles con doble función, como estos sofás cama, que te permite transformar en un dormitorio para invitados la sala de estar. La idea es ocupar los mínimo, para que la estancia parezca más espaciosa.

Fuente: Conforama


Si pones en práctica estos sencillos tips, conseguirás que tu casa se vea más amplia y luminosa. Empieza por visitar nuestras tiendas, en Conforama encontrarás todo lo que necesitas para ganar metros cuadrados en tu hogar. ¡Así de fácil!
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos