Blog de fabiola Idea guardada 8 veces
La valoración media de 28 personas es: Muy buena

5 DIY para cambiar tu alfombra

¿Estás cansado de la decoración de tu habitación? ¿Sabías que una alfombra puede ser capaz de darle un giro de 180º? Este elemento decorativo puede llegar a ser tu mejor o peor aliado, todo depende de cómo lo uses. Por eso, nunca debemos subestimarla. Por este motivo, os traemos un post que os va a encantar: 5 DIY para cambiar tu alfombra.



Existen distintos modelos y colores, pero sin lugar a duda os traemos los 5 modelos que más están triunfando en Internet. Desde una alfombra hecha de algodón hasta la famosa de pompones. ¿Lo mejor de todo? Podrás moldearlas a tu manera y hacerlo en casa sin necesidad de gastar una fortuna. ¿Listo para ver estos fantásticos DIY?

1. Alfombra de algodón


Para esta preciosa alfombra necesitarás una red multiuso, una cuerda de algodón, unas gomas pequeñas como las elásticas para peinados y tijeras. Las cuerdas de algodón se venden en diferentes grosores. Hay que tener en cuenta que cuánto más gruesa sea, más rápido y sencillo será la elaboración.

Antes que nada, debemos tener claro qué longitud queremos qué tenga la alfombra. Una vez ya hecho, medimos la red y con la medida que queremos, comenzamos a cortar con las tijeras. Si por la longitud de la red no nos llega, cortamos varios

Después comenzamos a separar trozos de algodón de unos 10-11 cm cada uno. Tras eso, tejemos las piezas cortadas de algodón entre la red, tal y como se puede ver en la foto. Luego, tiramos de las piezas hacia arriba y las atamos con la goma elástica.

Repetimos los dos últimos pasos, el párrafo anterior, hasta que estén completamente todas las piezas de la red que hemos cortado. 

Ahora debemos montar las piezas en una sola unidad (si no nos llegaba la medida y cortamos varios). Debemos tejer a través de los extremos de cada pieza separada de malla para unificarlos y darles forma de "pom-pon" con las gomas elásticas. Lo repetimos con los bordes necesarios, ¡y listo! 

2. Alfombra de tapiz



Para esta alfombra necesitaremos, tela de tapicería, una alfombrilla antideslizante, alfileres, tijeras y una máquina de coser. 



La tela de tapiz y la alfombrilla deben tener el mismo tamaño. La doblamos para crear una costura de unos 3 cm o 1 pulgada y cortamos las esquinas en una diagonal para ajustarlo. Cosemos alrededor del perímetro de la alfombrilla y del tapiz. Doblamos aproximadamente 1 cm para que no quede un borde deshecho y lo metemos por la parte trasera.



Le ponemos alfileres para sujetarlo y lo llevamos a la máquina de coser. Cosemos alrededor. En las esquinas, metemos las puntas de las tijeras y ya estaría lista. 



3. Alfombra de corchos



Lo único que necesitarás es un cartón o lo que quieras usar como soporte de alfombra y tapones de corcho. Pueden ser de plástico o corcho como tal. Los cortamos por la mitad con un cúter o navaja y los vamos pegando. Ahora bien, también puede ser que no quieras usar cola o pegamento. Otra opción sería con hilo sisal. Y ya estaría listo.

Eso sí, requiere de mucha paciencia, pero el esfuerzo merece la pena

4. Alfombra de pompones


Esta alfombra está arrasando en el mundo del DIY, es fácil y muy bonita. Por eso debíamos incluirla. Necesitarás: hilo, cartones de papel de rollo de cocina, una alfombrilla como la del anterior. 

El cartón lo dividimos en dos y los juntamos. Envolvemos el hilo entre ellos y les damos las vueltas que queramos, según las que demos el pompón será más grueso o menos. Cortamos un pequeño trozo de hilo, sacamos con mucho cuidado y conservando la forma del papel de rollo, los hilos, atamos con el pequeño trozo de hilo que hemos cortado y hacemos un nudo. Una vez que ya esté atado, cogemos las tijeras y hacemos un corte por cada extremo. Retocamos cada punta que no nos convenza y pasamos al siguiente paso. 

Con los dos extremos que nos quedaban de cuando hemos atado el hilo, lo atamos a la alfombrilla. Y repetimos estos dos últimos párrafos con otros hilos de colores o el mismo y, ¡ya tendrás tu alfombra de pompones! 

5. Alfombra de pelo



Para esta alfombra de pelo se necesitarán 1,8 - 2 metros de tela de pelo, de la misma medida que el anterior, una tela gruesa. También un forro de plástico o rejilla para poner debajo de la alfombra y que no se mueva. Hilo, aguja y pegamento resistente o para tela

Extendemos la tela gruesa o forro que vamos a usar, después tomamos la de pelo y la ponemos encima de la anterior. Cortamos a la medida que queremos, asegurándonos que ambas midan lo mismo.  Después, cosemos el perímetro de la alfombra. Otra opción son pegar las telas. Podemos usar alfileres para prevenir de que nuestra tela se mueva e incluso ayudarnos con una máquina de coser. 

Luego, tomamos el forro o rejilla de plástico, lo doblamos y lo pegamos con el pegamento en la parte de abajo. Lo dejamos secar toda la noche y ya estaría listo

¿Qué os han parecido los DIY? Esperamos que os hayan gustado. No dudéis en contárnoslo en redes sociales. 

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos