hampton sc Idea guardada 11 veces
La valoración media de 23 personas es: Excelente

Portavelas o florero de macramé * DIY



Si sois asiduos de las redes sociales el comienzo de semana os sorprendería con

el mil veces mencionado blue monday y, si como yo, no lo habíais oído nunca

quizás pensasteis que se trataba de una versión "rebajas de enero" del black

friday. Al menos fue lo primero que a mí me vino a la cabeza.

Pero no, el blue monday es por lo visto el día más triste o deprimente del

año y parece coincidir con el tercer lunes de enero. Pensé que era lógico:

depre postnavideña, cuesta de enero, días cortos, grises y fríos... Lo que

no entendía era el porqué del blue en vez de un gray o un grey más

acorde con la idea de día plomizo, sin luz, triste y depre. Tampoco me

cuadraba que se le hubiera puesto una fecha única cuando deberían

ser dos, una para cada hemisferio si la explicación era básicamente

estacional.

Dejando de lado los colores con que las distintas lenguas identifican la tristeza,

estuve buscando el origen de la teoría del blue monday que en principio parecía

tener una explicación científica y al final resultó ser puramente comercial,

surgiendo a raíz de una campaña publicitaria que se hizo hace años.

En cualquier caso, estos días de enero y el propio mes de febrero, salvo que

seas un forofo de los carnavales, son realmente tristones y creo no ser la

única a quien enero y febrero resultan los meses menos atractivos del año
en el hemisferio norte.

Sí, se puede decir que he tenido una grey week sin apenas ganas de nada,

poco motivadora y que unida a lo debilucha que me dejó la gripe ha dado

como resultado que el prometido post con el reportaje del B&B que nos

acogió las vacaciones navideñas quede pospuesto para el lunes.

Pero el fin de semana está a la vuelta de la esquina y la cosa empieza a tomar

otro color. ¿Rosa, quizás? No, para mí azul porque precisamente es el color que

más me motiva, el que mejor me hace sentir, el que más me favorece.

Y como es viernes os traigo un DIY muy fácil, económico, bonito y con

posibilidad de doble uso: portavelas o florero.

Ideal para compartir en los Findes Frugales de Marcela Cavaglieri.



Tan sólo necesitaremos un bote grande de cristal, de los de conservas,

tijeras, una pinza y cordón grueso.

Yo utilicé cordón de sisal porque buscaba un resultado natural y algo rústico,

pero quedaría igual de bien con cordón de lino encerado.



Cortaremos un número par de tiras de cordón de un largo unas cuatro veces

mayor que la altura del tarro. En mi caso corté seis tiras de cordón pero si

queremos una red o malla más tupida añadiremos más tiras de cordón.

Haremos un nudo uniendo los cordones en la mitad del haz de tiras y lo

colocaremos en la base del tarro para empezar luego a formar la malla

anudando las tiras de dos en dos de manera alternativa, ayudándonos

con la pinza para mantener los cordones estirados en la parte superior

del tarro.

Cuando hayamos cubierto todo el tarro iremos enrollando las tiras de cordón

restantes sobre la boca del mismo, anudándolas entre sí.

Finalmente enrollaremos encima algo más de cordón nuevo para cubrir

totalmente la boca del tarro.



Así de sencillo conseguimos un recipiente reciclado y decorado que quedará

ideal introduciendo una vela gruesa como portavelas, por ejemplo.



¿Qué os parece cómo queda en este rincón de inspiración noretnic?

El puf de cuero y la alfombra de lana de cordero con diseño de rombos

son dos de los must have más buscados en decoración y, como os comenté,

los conseguí por muy buen precio en Chaouen: 20€ el puf y 40€ la alfombra (100x150cms).



Los cojines de estilo nórdico son dos DIY que ya compartí en su momento con

vosotros: el de rayas blancas y negras aquí y el jaspeado de trapillo en blanco y

negro aquí.



Nuestro tarro decorado con técnica macramé queda igual de bonito como

florero, ¿no os parece?





Os deseo un feliz y colorido fin de semana, sea cual sea el color

que os haga sentir mejor ;-)



Fuente: este post proviene de hampton sc, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Visita a un viñedo de Oporto

Durante nuestro viaje a Oporto decidimos hacer alguna excursión por los alrededores y la idea de visitar un viñedo y bodega del afamado vino de Oporto nos sedujo desde el principio. Es una excursión d ...

Una encantadora casa rural en Galicia

Este año no habíamos programado las vacaciones de verano, Javier volvió de su curso en Chicago y ya tenía varios compromisos con amigos, novia, su padre... De este modo llegó agosto y no teníamos clar ...

Viaje a Oporto

La ciudad de Oporto siempre ha estado entre mis pendientes de visitar y finalmente pude hacerlo hace unas semanas. Fui acompañada por mi amiga Belén y no he podido tener mejor compañera de viaje, siem ...

Recomendamos