comunidades

3 pasos para diseñar un rincón de meditación en casa

¿Estás decidido a probar los beneficios del mindfulness? Los ruidos, el estrés, las preocupaciones del día a día dificultan la adquisición de una una rutina adecuada que te permita disfrutar de la meditación en toda su plenitud. 

Fuente: Unsplash.com


Antes de nada, hay que tener en cuenta que para meditar no hace falta un espacio concreto, de hecho la app SIENTE plantea sesiones muy cortas para practicar la meditación al salir del trabajo, en el jardín o en la playa, si tienes la suerte de vivir cerca del mar. Sin embargo, sí puede ser conveniente crear un pequeño rincón donde estar en silencio y sentirte en calma. No ocupa mucho espacio y es la mejor forma de ser constante en tu nuevo propósito de llevar una vida más consciente y saludable.

Los expertos apuntan que en el transcurso de 21 días cualquier actividad se transforma en hábito. En este artículo te orientamos para que meditar te resulte más sencillo y encuentres tu propio oasis de paz en casa. 

Fuente: Unplash.com

Las 3 premisas para el rincón de meditación perfecto  

La primera premisa es buscar un rincón alejado del ruido. Evita las zonas de paso o de mucho ajetreo, como la cocina o el salón. Al mismo tiempo, la luz natural potencia la creación de serotonina, la hormona de la felicidad. Si te gusta meditar de noche o a horas muy tempranas, busca una lámpara de pie o de mesa que aporte una iluminación tenue y cálida



Uno de los sentidos más sensible es el olfato. A través de él recuerdas experiencias agradables, te sientes en casa o anclas sensaciones positivas a la memoria. ¿Qué aroma elegir? Es algo muy personal, puedes optar por incienso o velas aromáticas. Asimismo, los aceites esenciales son una gran baza, puedes crear tu propio aroma o usarlos dependiendo de tu estado de ánimo. Además, el difusor consigue una humedad óptima. 



Por último, el objetivo es sentirnos a gusto, así que los textiles van a jugar un papel central. Puedes optar por un puff, una alfombra o cojines especiales para meditar (la alternativa más recomendable) donde poder sentarte y adquirir la postura más cómoda. La cromoterapía postula que los tonos tierra, grises suaves y azules son los más idóneos para relajarte. 

¿Un truco extra? No renuncies a colocar alguna planta, purifican el aire y crean entornos más agradables. Si no tienes buena mano con ellas, las crasas y los cactus son la mejor solución. 

¡Atrévete a diseñar tu rincón de meditación y mostrarlo en tus redes sociales bajo el hahstag #SIENTE! 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos