comunidades

[DIY] Josefina, la historia de una silla torneada (y desencolada)...



Josefina es en realidad una vecina alegre y muy vital. Cuando se le rompió esta silla sólo pensaba en comprar otra nueva. Así que nos la dió con esa desconfianza inocente de quien cree que te está dando un problema y no un reto que vas a superar... Así estaba la silla:




Una silla de haya, de los años 60, torneada y con el asiento con forma anatómica. Presentaba el asiento totalmente desencolado, algo muy llamativo, pero muy fácil de arreglar: limpiamos bien la superficie, aplicamos cola de carpintero, encajamos las piezas, las sujetamos con mordazas y esperamos a que se secara. Una vez seca, la lijamo para que acabara de saltar el barniz desconchado y cogimos la alegría de Josefina para inspirarnos y transformarla en su honor...  





La pintamos en amarillo mostaza, con esmalte acrílico al agua en acabado satinado. Empezamos por la base, para después seguir pintando de arriba a abajo. Y este es el antes y después:



Y este, el resultado:








Si quieres conocer mejor a Josefina, aquí encontrarás su ficha en nuestra shop. Si lo que quieres es aprender con nosotros a transformar muebles como este, apúntate a nuestros cursos y talleres. Pero si lo que buscas es que alguien lo haga por ti, que recuperemos esas piezas que heredaste y a las que tienes tanto cariño, podemos ayudarte! Feliz fin de semana!!!

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Espacios limpios, mucha luz, materiales nobles y toques de color y dorado... Así son los ambientes que nos gustan en Antic&Chic y, aunque ya han aparecido los premiados de esta última edición, nosotro ...

Cuando llega el buen tiempo, lo que apetece son ambientes ligeros, llenos de luz, pero sobretodo frescos. De la misma forma, a los espacios pequeños esta decoración es la que mejor les sienta, porque ...

Recomendamos