Vivienda Saludable Idea guardada 25 veces
La valoración media de 70 personas es: Muy buena

¿Quieres darle un aire rústico a tu hogar? ¡Tenemos lo que necesitas!



¿Siempre te ha encantado el aire rústico y bohemio que desprende una casa con revestimiento de madera? ¿Te gustaría dotar a tu hogar de ciertos toques cálidos gracias a la madera, pero sin renunciar a otro tipo de decoración? Es posible si aplicas: sentido común, gusto y maña. Puedes, incluso, hacerlo tú mismo/a gracias a optar por los frisos de madera, muy sencillos de colocar.  Tanto si deseas madera barnizada, como si, por el contrario, quieres un aspecto natural y poco trabajado, o bien si la quieres pintada de algún color, ¡ahora es mucho más sencillo conseguirla! Eso sí, necesitas inspiración y saber qué tipo va mejor con tu casa y también con vuestros gustos, claro. ¡Te orientamos en este aspecto! ¿Te vienes?

Ventajas de instalar frisos

Antes de enseñarte ideas para vestir tus paredes con esta madera tan sugerente y económica vamos a contarte las bondades que tiene:

- La primera de ellas es, como te decíamos, la economía, pero también  la facilidad que define a esta opción de revestir tu pared.
- El friso aísla doblemente, ya que es una cobertura extra. Por ello, especialmente en los meses de invierno, notamos que 'está ahí'.
-Son altamente estéticos. Al comprender una extensa variedad en el mercado, según precio, estilo, textura...podemos elegir el que más se adecue a nosotros.
-Son valiosísimos para ocultar defectos o imperfecciones de las paredes.
-La gran noticia es la sencillez a la hora de 'poner y quitar', algo que te vendrá de perlas al ser principiante en esto del bricolaje y las reformas.

Como cabecero: un toque sutil

¿Te encanta el efecto cálido de la madera pero no quieres invadir tus paredes con este material? Puede que lo que estés buscando es un sencillo toque rústico en alguna parte de la casa. Lo ideal es empezar por tu habitación. ¿Qué sitio hay más relajante para dar rienda suelta a tu parte más creativa como 'decorardor/a'? Opta por un cabecero de madera, ya sea grande o pequeño. Son muy inspiradores, estéticos y quedan de maravilla con estos estilos: nórdico, rústico, romántico o vintage.









Cubriendo 'ciertas zonas' de la casa para dar calidez

Si no quieres 'tocar' esta estancia tan íntima de tu hogar, es hora de plantearte el cambio en otras estancias o ambientes. Por ejemplo, la pared del pasillo. Seguramente pases por ahí muchísimas veces a lo largo del día y estés aburrido de verla igual. Coloca un friso de madera en la pared que tenga más imperfecciones y estarás 'matando dos pájaros de un tiro'. Además, puedes valorar una pared entera de madera en la cocina. Esta área de la casa es especialmente acogedora y hogareña, por lo que un revestimiento en madera potenciará más esta virtud.









Madera blanca, encanto escandinavo

A lo mejor eres de ese tipo de personas a los que les encanta la madera pero consideran que 'come' demasiado el espacio. Entonces, lo tienes fácil: ¡madera blanca para revestir tus paredes! Este tipo de madera dará luz y paz a cada parte de tu hogar, a la vez que sentará muy bien en ambientes nórdicos, pero también infantiles, como una zona de recreo o una sala de estar para jugar. Además, es ideal para dar sensación de amplitud en espacios pequeños, como un trastero o un pequeño armario-despensa.










Pero siempre puedes consultar otros trucos e ideas en este post sobre revestimientos con frisos de madera. ¡Considéralo como una opción para decorar y aislar tu hogar!
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos