comunidades

Almacenaje extra para tu ropa

¿Algún rezagado más con el cambio de armario a medias? Si al llegar el cambio de estación te puede la pereza y nunca ves el momento de cambiar la ropa, desechar lo que no te pones y ordenar, ¡respira! Te vamos a dar algunas pautas para ser más eficaz, no guardar por guardar y, sobre todo, sacar más partido a tu armario o cómoda. 

Fuente: Unsplash


La magia del doblado vertical

A raíz del fenómeno mundial de Marie Kondo y su best seller La Magia del Orden, este tipo de doblado empezó a inundar los tablones de Pinterest. Las ventajas son múltiples, llegando a triplicar el espacio en cada cajón. Además, ves todas las prendas de un vistazo y es más fácil mantener el orden.

Aunque la mayoría de los ejemplos de este doblado son camisetas de algodón, prueba con vaqueros o con la ropa interior de los más pequeños (bodies y pijamas), que tiende a descolocarse y ocupar mucho hueco. 

Percheros a la vista, más que una tendencia

El concepto de armario sin puertas siempre es muy interesante, si eres manitas puedes fabricarlo tú mismo con un tronco y cuerda para el perchero o algunas baldas para organizar la ropa. Consigues más espacio en el cuarto e, incluso, puede resultar decorativo.

Un tip sencillo es emplearlo para colocar la ropa del día siguiente de toda la familia, seguro que ganas tiempo en tus rutinas de mañana y puedes desayunar con más calma.

Usa cajas para ordenar tu armario

Tener el armario lleno de ropa que no usas, de prendas que guardas por si acaso o de otras temporadas solo tiene un camino: ¡el desastre! Para aprovechar mejor el espacio, lo primero es sacar todo y hacer dos montones con lo que te quedas (los expertos dicen que 30 prendas son suficientes para toda la temporada) y lo que ya no te gusta o no te vale.

Una vez que ya has seleccionado lo que realmente te vas a poner, busca soluciones, como comprar cajas de cartón para el maletero o para guardar los zapatos. Todo lo que tengas en cajas, no solo ocupa menos, sino que genera sensación de armonía.

Estamos seguros de que, si pones en práctica estos tres pequeños cambios, no solo vas a conseguir más espacio, sino que simplificarás un poco tu vida y adoptarás rutinas que te harán ahorrar tiempo. ¡Te esperamos en el próximo post de Vivienda Saludable
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos