Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La almohada que no podía dormir

Había una vez una almohada que no conseguía conciliar el sueño. Durante el día pensaba en la forma de volver a dormir pero se pasaba las noches despierta. Estaba muy preocupada. También sus plumas, que ya no descansaban como antes. La pequeña almohada sabía que al caer la noche, quien apoyara su cabeza en ella tampoco podría dormir y eso le inquietaba muchísimo. Sentía que no estaba haciendo bien su trabajo, que ya no servía. Se repetía constantemente que era la almohada más inepta de todas las camas del mundo. Y claro, cuánto más lo pensaba, más le costaba dormir.

Nadie la entendía, ni siquiera los otros cojines, que se reían de su preocupación mientras ellos sí podían dormir en cuanto se apagaba la luz. La almohada se imaginaba noches perfectas en las que se encadenaba un bostezo tras otro, hasta que llegaba el sueño. Nada, ni rastro de dormir. Las horas pasaban lentas y cada vez tenía más miedo de que la cambiaran por otro almohadón.

Una mañana, su dueña hacía la cama, como siempre. Pero aquel día, cogió la almohada y la guardó en un armario. En la cabecera de la cama, otra almohada se quedó. Más nueva, más mullida, más todo. Había llegado ese momento que tanto temía. Los cojines le contaban, desde fuera, que la otra almohada sí conseguía conciliar el sueño. ?No pierdas el tiempo?, le decían, ?tú ya no podrás volver a esta cama?.

Más ella no se rindió, porque si algo sabía era que el tiempo no se inventó para perderse. Así que la almohada prefirió perderse en su sueño, que era volver a su lugar y ser feliz. De repente, empezó a preguntarse: ¿Y si me valoro más? ¿Y si dejo de pensar que todo me sale mal y no sirvo para nada? ¿Y si empiezo a creer que todo me irá bien?

Se dio cuenta, la almohada, que hasta que no empezó a pensar así, nada cambió. De repente fue como volver a nacer pero ahora queriéndose más. Era la de siempre, con las mismas plumas, la misma tela, el mismo relleno. Pero con algo distinto. Y es que los cambios no saben caminar solos, nos necesitan a nosotros. Si los queremos, hay que cogerlos de la mano. Y eso hizo la almohada para conseguir su sueño.

Al final, de tanto quererse, de tanto valorarse, de tanto pensar así, se quedó dormida. Y cuando despertó, estaba de nuevo en la cama. ¡Felices sueños almohada!



Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

BIMBA Y LOLA

No sé si queda bien decirlo pero qué ganas de frío, de capas, de mangas largas. Qué ganas mientras devoro la colección de BIMBA Y LOLA para el próximo otoño-invierno. La firma española vuelve a sorpre ...

La mirada de Amparo Garrido

Amparo Garrido solo necesita una mirada para crear una obra de arte. Esa mirada no necesariamente tiene que ser humana. De hecho, en algunos de sus trabajos como Soy Tú, los protagonistas son perros. ...

Una calle de París

Una calle de París, como empezaría la mítica canción de Duncan Dhu, es nuestro destino de hoy. Entramos en casa de Julie. Aquí vive con su hija pequeña. Los cuentos, los globos y las golosinas de colo ...

Ni flores ni otras cosas

Los sueños que hemos dejado de perseguir porque se nos ha ocurrido decir que ya es tarde. Los besos que no damos porque pensamos que no serán correspondidos. Las noches que no pasamos en vela porque a ...

Etiquetas: generalcuentos

Recomendamos